3 de mayo de 2006

Bolivia.- España enviará una delegación política y técnica en los próximos días a Bolivia, según Bernardino León

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, y el presidente boliviano, Evo Morales, llegaron esta noche a un acuerdo para que España envíe "en los próximos días" una delegación política y técnica a Bolivia para analizar las consecuencias del decreto de nacionalización de hidrocarburos anunciado el pasado lunes por el mandatario andino, según anunció hoy el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, en declaraciones a la Cadena SER.

Durante la conversación entre Moratinos y Morales, que tuvo lugar "anoche muy tarde", el ministro español "reiteró al presidente Morales la visión del Gobierno español y ambos acordaron que se enviará una delegación política y técnica en los próximos días a Bolivia", afirmó León.

Según el secretario de Estado, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "ha estado en contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores y con todos los Ministerios implicados desde el primer momento".

"El trabajo ha sido incesante, el Gobierno español ha mantenido contactos al más alto nivel con el Gobierno de Bolivia y con los Gobiernos de Brasil y Argentina y otros Gobiernos latinoamericanos y europeos desde el primer momento, casi desde el mismo instante en que se anunció la medida por parte del presidente Morales", añadió.

En este sentido, informó de que hacia las dos de esta madrugada se concretó también una reunión, "que tendrá lugar en principio el próximo jueves", entre los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Argentina, Néstor Kirchner; y el propio Evo Morales, a la que posiblemente se una también el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. "El Gobierno español ha estado en contacto permanente con todos estos Gobiernos", añadió.

"Hay un enorme elenco de cuestiones que todavía quedan por definir y se inscribirán en esa negociación para la que se ha dado un plazo de 180 días", recordó Bernardino León. "Ahí es donde el Gobierno boliviano tiene que definir y ahí es donde el Gobierno español va a actuar con la mayor firmeza y también con la mayor prudencia, puesto que aún queda mucho por definir", añadió.

En todo caso, según Bernardino León, la "impresión" es que "aún hay mucho que hacer y que la pelota está en el tejado de Bolivia", puesto que "es Bolivia la que está haciendo ahora unos llamamientos al diálogo, unos llamamientos a la prudencia y a que las empresas puedan encontrar un marco adecuado".

A juicio del Gobierno, según León, la decisión boliviana ha sido tomada "con unas formas que no son las adecuadas, y además lanzando unos mensajes que no son los mejores hacia la comunidad inversora internacional".

"Por el momento lo que conocemos no pinta bien, el decreto y la manera en que se anunció el decreto no pintan bien", prosiguió. "Esperamos que ese proceso pueda permitir encontrar un régimen a las empresas que les permita mantenerse en Bolivia, pero al final serán las empresas las que tengan que decidir", añadió.