10 de febrero de 2007

Bolivia.- Evo Morales nacionaliza la empresa metalúrgica Vinto, hasta ahora de la suiza Glencore

VINTO, (BOLIVIA), 10 Feb. (EP/AP) -

El presidente boliviano, Evo Morales, firmó este viernes un decreto por el que instruye la "recuperación" de la metalúrgica Vinto, de propiedad hasta ahora de la empresa suiza Glencore.

En un acto en esta localidad al sur de La Paz, Morales suscribió el decreto que otorga al estado el derecho de tomar control del Complejo Metalúrgico Vinto, que supuestamente había sido "subastada" durante un gobierno anterior, pues en el pasado fue una empresa estatal.

Previamente, un fiscal acompañado de decenas de militares enviados a la zona ordenó abrir las puertas de la fundidora, ante una inicial resistencia de los trabajadores de Glencore, que tenía una plantilla de 450 empleados en Vinto. Después de recibir explicaciones por parte del fiscal, los empleados franquearon el paso sin mayores incidentes.

Morales, quien no mencionó la posibilidad de indemnizar a Glencore, dijo que la empresa fue "rematada" a principios de la década.

Poco antes de la firma del decreto, el representante de la cooperación suiza en Bolivia, Thomas Henschel, había dicho a la prensa en La Paz que esperaba que el Gobierno de Morales "respete el convenio bilateral de protección de inversiones que existe" entre su país y Bolivia, al insistir en que espera que se garantice la seguridad jurídica de las inversiones suizas.

Morales insistió en que el traspaso de Vinto a Glencore por parte de la Compañía Minera del Sur (Comsur), en 2002, fue fraudulenta pues no habría respetado una serie de normas legales.

Consideró un "saqueo" la forma en que este caso se inició, cuando el 2001 el gobierno de turno vendió Vinto a la inglesa Allied Deals, que a su vez traspasó sus acciones a Comsur.

Comsur tuvo entre sus socios al ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, quien vendió sus acciones a la empresa suiza en 2004, después de ser forzado a renunciar, en octubre de 2003, por una revuelta popular que dejó 60 muertos. Morales señaló que "todas las empresas" que fueron de Sánchez de Lozada serán nacionalizadas.

Por su parte, el ministro de Minería, el ex minero José Dalence, advirtió que el Gobierno no aceptará presiones de "ninguna embajada" en aparente alusión a la misión suiza, que en diciembre manifestó preocupación cuando Morales hizo el primer anuncio de que tenía en sus planes la nacionalización de Vinto.

Morales aseguró que los trabajadores tienen garantizados sus puestos y que por tanto no habrá despidos.