29 de septiembre de 2008

Bolivia.- El ex prefecto de Pando usó el Impuesto de Hidrocarburos para enriquecer a los suyos, según el Gobierno

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ex prefecto de Pando, Leopoldo Fernández Ferreira, usó recursos económicos provenientes del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) para armar un aparato represivo y enriquecer a integrantes de su familia y su entorno de amigos y afines políticos, según la denunció el Gobierno, citado por la Agencia Bolivariana de Información (ABI).

"Toda la familia de Fernández estaba contratada en la Prefectura del departamento, estaba pagada con dinero del IDH, con los mejores sueldos, en los mejores lugares, en los espacios más privilegiados del departamento", afirmó el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

Los familiares más cercanos de Fernández estaban integrados en la estructura administrativa de la Prefectura de Pando, en las secretarias departamentales como la de Desarrollo Agropecuario, Desarrollo Educativo y Productivo. En la misma situación se encontraba la familia de la esposa del ex Prefecto, Pilar Soria de Fernández.

Por este motivo, Quintana denunció la ausencia de trabajos en beneficio de la ciudadanía de este departamento debido a este tipo de administración irregular de los recursos económicos destinados para esa región, los que fueron a beneficiar a pocas personas.

"Los más beneficiados fueron los hermanos, los cuñados, la suegra, el suegro, el padre, las hijas, los sobrinos, los nietos y que en realidad los recursos del IDH se distribuyó en toda la familia", apuntó Quintana con muestras de indignación.

Dentro de las personas que se encontraban ocupando los lugares más privilegiados en la Prefectura sobre sale el señora Evelin Ferreira Salvatierra, prima de Leopoldo Fernández Ferreira, responsable del protocolo de esa instancia.

Tatiana Ferreira Revollo prima del ex Prefecto que trabajaba como subsecretaria con ítem número 18 y un salario de 4.800 bolivianos. Eldín Ferreira Montero, primo del ex Prefecto que cobraba un sueldo sin asistir a la Prefectura.

Roberto Enrique Soto Ferreira, primo del ex Prefecto, ejercía como consultor con un salario de 19.720 bolivianos superior al salario que percibe el presidente de la República, Evo Morales, que gana 15 mil bolivianos, echo que viola el decreto supremo que regula la escala salarial en todo el Poder Ejecutivo.

Los parientes de Fernández también eran los mayores contratistas de las obras públicas quienes se beneficiaban con los contratos para el mantenimiento de caminos, construcción de postas de salud, núcleos de educativos, entre otros.

Juan Ferreira Filgueira, tío de Leopoldo Fernández Ferreira, Ricardo Ferreira Mejido, primo del ex Prefecto, contratista de obra contaba con un contrato número 0123/007, con un monto de 159.491 bolivianos pagados para realizar una posta de 40 metros cuadrados.

Romeo Ferreira Mejido, primo de Fernández, contratista de obra con contrato 0060/2007 con un monto de 159.491 bolivianos pagados para realizar la misma posta de 40 metros cuadrados.

"Estas obras no se construyeron, no existen, son obras fantasmas por lo tanto los parientes del anterior Prefecto también fueron los más grandes timadores, ladrones que se llevaron la plata sin construir un metro de las obras para el cual fueron contratados", apuntó.

LA ESPOSA

La esposa de Leopoldo Fernández Ferreira, Pilar Soria de Fernández, también tenía su cuota de poder en la Prefectura. El señor Carlos Mao Soria Dercy, hermano de Soria, Ronald Díaz Soria, Vicente Rocha Rojas, Douglas Domínguez Rojas, Kabul Sánchez Lozano, Wilman Alpire Reyes trabajaban como choferes.

Ilsen Soria, prima de Pilar Soria (esposa del ex Prefecto), topógrafo de la secretaria de infraestructura, Erasmo Soria, primo Pilar Soria de Fernández, ocupaba el cargo de subprefecto de la provincia Nicolás Suárez.

Una parte de la familia de la esposa de Fernández ocupaba cargos en las provincias del departamento de Pando para controlar política y territorialmente los municipios, las comunidades, las centrales campesinas, entre otras.

COMITÉ CÍVICO

La segunda estructura de corrupción y nepotismo es el Comité Cívico del departamento de Pando. La ex presidenta de esta instancia Ana Melena de Suzuki también contaba con un grupo de parientes que se beneficiaban con altos salarios.

Adriana Rodríguez Melena, prima de la presidenta del Comité Cívico, técnico profesional en la Prefectura; Carlos José Suzuki de la Fuente, esposo de la presidenta del Comité Cívico, contratado en la Prefectura como funcionario profesional, administrador del programa de micro empresa, con un sueldo de 3 mil bolivianos, pero con un gran poder de decisión.

"El esposo de la presidenta del Comité Cívico manejaba 2.500 funcionarios en la Prefectura del departamento de Pando que era el brazo represivo de la esta instancia", añadió la autoridad gubernamental.

Mario Oliver Domínguez, Wilder Suzuki Fernández, Víctor Suzuki, primo de Ana Melena de Suzuki; contratistas de obra. Ronald Camargo Suzuki, primo hermano del esposo de Ana Melena y diputado de Poder Democrático Social (Podemos), además propietario del canal de televisión Unitel-Pando y dueño de la mayor constructora de este departamento.

Quintana dijo que Oliver se adjudicó más de 40 obras de infraestructura física, de las que no se concluyó ni el 50 por ciento de estas obras y el número de estos contratos representa la mayor inversión de los recursos del IDH destinado a esta región.

"Leopoldo Fernández enriqueció a los más ricos del departamento, concentró el IDH, el patrimonio de los bolivianos y pandinos entre sus familiares, entre la bancada de Podemos, entre sus primos y parientes", enfatizó Quintana.

Ana Malena de Suzuki se benefició directamente de los recursos de la Prefectura. Según Quintana, se cuenta con todos los números de losa 60 cheques que recibió de la Prefectura por un valor superior a 4 millones de bolivianos.

"EL LIDER DE LA MASACRE"

El vicepresidente del Comité Cívico y funcionario de la Prefectura, Ricardo Shimokawa Ramos lideró la masacre en el Porvenir, Filadelfia y ganaba un sueldo por coordinar la masacre en contra de campesinos, y también contaba con su propia estructura familiar instalada en la Prefectura.

La señora Constansa Shimokawa, prima de Ricardo Shimokawa, como supervisora de obras contaba con un sueldo de 4.200 bolivianos. Ricardo Shimokawa Neira, padre de Ricardo Shimokawa, asesor del Consejo Departamental de Pando con un sueldo de 5.227 bolivianos que nunca se presentó en oficinas del consejo para trabajar.

Natai Shimokawa tío de Ricardo Shimokawa, asesor general de la Prefectura, Sandra Shimokawa, prima trabaja en el hospital de la Prefectura.

Quintana dijo que de esta manera el Comité Cívico de Pando se convirtió en la estructura política de la Prefectura el que recibió una gran cantidad de recursos del IDH.