22 de enero de 2006

Bolivia.- El ex presidente Rodríguez dice que Bolivia va hacia "mayores transformaciones" sólo posibles en democracia

Rodríguez resaltó los logros de su Gobierno y su determinación por celebrar las elecciones que hoy convirtieron a Morales en presidente

LA PAZ, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de Bolivia Eduardo Rodríguez Veltzé recordó en su discurso con motivo de la transmisión de mando a Evo Morales, la reciente crisis política y social vivida por Bolivia, señalando que ahora "el país ha cambiado y se encamina a mayores transformaciones que sólo podrán ser posibles en el marco de una genuina democracia".

Hace poco más de medio año, "en un contexto de profundas contradicciones del sistema político, de marcada disgregación y enfrentamiento entre regiones y bolivianos, fui convocado, en mi condición de presidente de la Corte Suprema de Justicia y juez de la República, para cumplir la sucesión constitucional y presidir un proceso electoral anticipado por la crisis de gobernabilidad y las sucesivas renuncias de los presidentes de las cámaras legislativas", recordó Rodríguez.

"Hoy, mirando en retrospectiva este proceso de transición democrática, debemos convenir en que el país ha cambiado y se encamina a mayores transformaciones que sólo podrán ser posibles en el marco de una genuina democracia que supimos sembrar y conservar desde hace casi ya un cuarto de siglo", expresó Rodríguez ante los 12 presidentes y el millar de periodistas de todo el mundo presentes en la ceremonia oficial de toma de posesión de Morales.

El ex presidente consideró que "si la señal del cambio fue el resultado de las urnas", también la voluntad de llegar a ellas "cambió y partió en dos la historia democrática de Bolivia en los primeros años de este milenio", unas palabras con las que hizo referencia a su determinación de convocar presidenciales en el país.

"Nada hizo cambiar al gobierno la decisión y el mandato de convocar a elecciones generales libres e imparciales. Unas elecciones históricas, no sólo en términos de participación ciudadana, que fue la mayor de los últimos tiempos, y de la inédita elección de prefectos, sino de sus resultados, que expresaron una nítida y mayoritaria vocación de apoyo por una opción electoral", aseveró.

LA "BUENA VECINDAD" DE LAGOS

A su juicio, la "masiva" adhesión a la renovación de los poderes del estado "sólo puede entenderse a partir de la recuperación de la confianza en la democracia y la posibilidad de alternancia cierta en el ejercicio del poder". "Las presiones de grupos sociales y regiones, así como las demandas sociales insatisfechas, --recordó-- no cesaron en estos tensos e intensos siete meses".

Sin embargo, resaltó que "si en algo coincidimos todos los bolivianos, aún los más escépticos, fue en que siempre es posible resolver los problemas emergentes o las crisis recurrentes, en el marco de la democracia, de las leyes y sobre todo de la Constitución". "Ha sido una lección de tolerancia y flexibilidad del sistema", sentenció.

"Si las elecciones de diciembre pasado marcaron un hito en la democracia boliviana, la concreción de la asamblea constituyente y del referendo autonómico configurarán los pilares fundacionales de un gran pacto social del que emergerá la nueva constitución remozada, que trasunte las esperanzas, aspiraciones y frustraciones de dos siglos de lucha permanente por la libertad, la justicia y la independencia", consideró.

Rodríguez quiso destacar también la "buena vecindad" demostrada por el presidente de Chile, Ricardo Lagos, quien mostró su voluntad "en el propósito de forjar una relación de confianza en la que los intereses recíprocos contribuyan no sólo a acercar a nuestros pueblos, sino también a solucionar nuestras antiguas diferencias".