18 de diciembre de 2006

Bolivia.- El Gobierno asegura que, pese a los últimos incidentes, el nivel de confrontación ha bajado en el país

LA PAZ, 18 Dic. (EP/AP) -

El Gobierno de Bolivia ha asegurado este domingo que el nivel de confrontación en el país ha descendido, a pesar de "escaramuzas" aisladas de la víspera en poblaciones rurales del oriente entre partidarios y opositores del presidente Evo Morales.

Horas antes, dirigentes campesinos denunciaron a la prensa que este sábado se produjo un saqueo en algunos comercios y la quema de oficinas del partido del Gobierno en Ascención de Guarayos --a 470 kilómetros al este de La Paz-- y localidades aledañas, pero el viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales, Alfredo Rada, afirmó que se trataba de "escaramuzas".

Los enfrentamientos comenzaron el viernes cuando campesinos partidarios de Morales apedrearon y asaltaron una caravana de vehículos de miembros de la oposición.

El choque provocó 60 heridos, algunos de los cuales eran periodistas que acompañaban al convoy, según dijo Rada este domingo en declaraciones a radio Panamericana.

En aparente represalia, los opositores atacaron el sábado a seguidores de Morales que, en su mayoría, son campesinos inmigrantes de las zonas del oeste del país. "Lo que preocupa son estos brotes de racismo", agregó Rada.

Ante estos hechos, efectivos de la Policía y el Ejército vigilaban la zona el domingo para evitar nuevos choques.

"Se ha producido un nivel de confrontación, pero ahora está bajando la tensión. Estamos entrando a un escenario de acercamientos, ya no hay movilizaciones", indicó Rada.

Las protestas se iniciaron en noviembre después de que el Gobierno impusiera en la Asamblea Constituyente un mecanismo de aprobación de las reformas constitucionales con su sola mayoría y no por dos tercios de voto como reclaman la oposición.