18 de abril de 2011

Bolivia.- El Gobierno boliviano destaca que el acuerdo con los sindicatos se ha logrado con diálogo y no con "violencia"

LA PAZ, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ministro de la Presidencia de Bolivia, Oscar Coca, ha destacado que el acuerdo entre el Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB) para poner fin a la huelga general, iniciada en demanda de mejoras salariales, se ha cerrado gracias al diálogo y no mediante "acciones de violencia y dinamitazos".

La unitaria COB dijo que, en una negociación de casi 40 horas que concluyó en la medianoche del domingo, el Gobierno accedió a subir del 10 al 11 por ciento el aumento salarial de este año, con posibilidad de llegar al 12 por ciento para los sectores de educación y sanitario, los únicos que acataban la huelga general.

Coca ha indicado que "aprobar un 15 por ciento" de subida para todos los trabajadores "significaría destruir la economía", ya que esta demanda esta "alejada de las posibilidades del Estado" y ha señalado que los negociadores no plantearon de forma coherente una forma de financiar esta subida.

Tras los argumentos "técnicos" planteados por el Gobierno, según la agencia de noticias ABI, la COB redujo sus reivindicaciones hasta el 13 y el 12 por ciento y mantuvo que fuese para todos los trabajadores de empresas públicas. Este planteamiento, ha afirmado el ministro, hubiese significado "paralizar la realización de obras e inversiones públicas y castigar al pueblo con la suspensión del pago de bonos para los ciudadanos de la tercera edad, los niños y las madres gestantes".

El 12 por ciento para todos los trabajadores también supondría desembolsos millonarios adicionales, ha añadido Coca, por lo que al final se ha optado por mantener únicamente el 12 por ciento para determinados sectores si Gobierno y COB encuentran fuentes de financiación para ello.

Para el ministro de la Presidencia, el acuerdo ha llegado después de que los representantes sindicales hayan apartado "algunos objetivos políticos y no reivindicativos", al tiempo que ha lamentado que los "grandes perjudicados" de los paros fueron los estudiante y los enfermos, "que se vieron privados de ser atendidos en los hospitales".