26 de agosto de 2008

Bolivia.- El Gobierno boliviano estudia una "vía rápida" para aprobar la nueva Constitución

LA PAZ, 26 Ago. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Bolivia anunció ayer que estudia una "vía rápida" para poner en vigencia la polémica nueva Constitución, mientras mantiene reforzada la protección militar a los campos petroleros del país ante una amenaza opositora de tomar esas instalaciones.

La nueva carta magna, que busca dar más poder a los indígenas y establecer una economía controlada por el Estado, fue aprobada en diciembre, pero resultó bloqueada por procesos de autonomías regionales alentados por la oposición. El ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana, admitió que el Gobierno está presionado por sus bases políticas que le exigen acelerar la "refundación" del país, después de la victoria del mandatario en un referendo del 10 de agosto.

Pero advirtió, aludiendo también a renovadas denuncias opositoras de supuestos planes "dictatoriales" del izquierdista Morales, de que el camino que escoja el Gobierno para concluir el cambio constitucional "siempre va a estar circunscrito a la ley, a la Constitución". Quintana realizó estas declaraciones en respuesta a una petición de sindicatos y otras organizaciones sociales oficialistas para que Morales convoque por decreto un referendo para aprobar el nuevo texto constitucional.

REFERÉNDUM CONSTITUCIONAL

Esas organizaciones, agrupadas en una Coordinadora Nacional por el Cambio (CONALCAM), decidieron el pasado fin de semana pedir a Morales que evite el trámite de una ley para convocar al referendo constitucional, por el temor a un bloqueo de la oposición conservadora, que es mayoría en el Senado. El mismo Morales presidió la reunión del CONALCAM, pero en sus intervenciones ante en esa reunión evitó asumir compromisos concretos sobre la forma de acelerar el cambio constitucional.

"Estamos evaluando cuál va a ser el camino más inteligente, el más sensato, el más prudente, pero también el más rápido para llevar adelante la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado", afirmó Quintana a los periodistas. Además, agregó que el Gobierno cumplirá su promesa de "avanzar en este nuevo siglo con una nueva Constitución" y respetará el voto de más de dos tercios de bolivianos que ratificaron a Morales en el reciente referendo de mandatos.

Por otro lado, el ministro de Defensa boliviano, Walker San Miguel, dijo que se ha reforzado el control militar en las instalaciones petroleras, para garantizar las exportaciones de gas natural a Argentina y Brasil, un negocio constituido en el principal generador de divisas del país.