5 de diciembre de 2006

Bolivia.- El Gobierno boliviano pide a las organizaciones regionales que paren las protestas por la Cumbre Sudamericana

LA PAZ, 5 Dic. (EP/AP) -

El Gobierno Boliviano pidió este lunes a las principales organizaciones cívicas regionales una tregua en sus protestas, con motivo de la cumbre Sudamericana que se celebrará en este país los próximos días 8 y 9 de diciembre.

El llamamiento tiene lugar después de que el diálogo entre el Gobierno y esas organizaciones fracasara, ya que el presidente Evo Morales las acusara de actuar políticamente e insistiera en que la nueva constitución sería aprobada por mayoría absoluta y no por los dos tercios que reclama la ley en la Asamblea Constituyente.

"Se está solicitando a todos los sectores a que depongan sus presiones para ingresar a una tregua social a fin de garantizar el éxito de la cumbre", manifestó a los periodistas el portavoz de la presidencia, Alex Contreras.

Señaló que el Gobierno aceptó el pedido de los grupos cívicos de postergar las sesiones de la Asamblea Constituyente, a fin de facilitar un acuerdo sobre el polémico mecanismo de aprobación de las reformas constitucionales, que es la manzana de la discordia.

Sin embargo, el diputado opositor Fernando Messmer descartó levantar las protestas a menos que el gobierno acepte negociar. "Es atrevida la idea del Gobierno de pretender mostrar un clima de armonía como si en Bolivia no pasara nada cuando está pasando mucho", dijo.

La ciudad de Cochabamba, al centro de Bolivia, será sede de la cita, a la que anunciaron su participación once de los 12 presidentes sudamericanos.

Además este miércoles también comenzará simultáneamente en esa ciudad un encuentro de movimientos sociales del continente, al que Morales confirmó su asistencia al acto de clausura.

El presidente explicó este lunes que en el encuentro presidencial se creará una comisión permanente que sentará las bases para "construir la unidad sudamericana. Desde aquí (Bolivia) se gestará la verdadera y real unidad del continente".

En la cumbre se abordarán temas relacionados a la integración energética, así como mecanismos para disminuir las asimetrías entre los países, asuntos sociales, migratorios y comerciales.

A la cita fueron convocados los presidentes de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Perú, Paraguay, Surinam, Uruguay y Venezuela. También fueron invitados México y Panamá.