26 de junio de 2012

Bolivia.- El Gobierno, dispuesto a reunirse con los policías que siguen amotinados

LA PAZ, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero, ha anunciado este lunes que el Ejecutivo de Evo Morales está dispuesto a reunirse con los policías que permanecen amotinados para poner fin al conflicto, a pesar del acuerdo alcanzado el pasado domingo con la mayoría del cuerpo de seguridad.

En una rueda de prensa, Romero ha explicado que el Gobierno pretende reunirse en las próximas horas con los representantes de la Asociación Nacional de Suboficiales, Sargentos, Clases y Policías (ANSSCLAPOL), que rechazan dicho acuerdo.

Así, ha apuntado que durante la reunión se podrán discutir las demandas iniciales del cuerpo de seguridad y "analizar las observaciones y planteamientos" que los líderes de la ANSSCLAPOL tengan que hacer al acuerdo.

"Ahora vamos a escuchar las razones de sus observaciones y planteamientos. Tenemos cartas de rechazo parcial y otras de rechazo total y eso nos confunde, por lo que intentaremos aclararlo en el diálogo", ha dicho Romero, en declaraciones a la Agencia Boliviana de Información (ABI).

Interrogado sobre si habrá mediadores, ha considerado que no son necesarios porque no se ha producido una ruptura del diálogo en ningún momento. Además, ha recordado que en la anterior mesa de negociaciones estuvo presente la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de La Paz, Teresa Subieta.

Romero ha subrayado que la propuesta de diálogo es un "gran esfuerzo" y un "intento objetivo" del Gobierno para "frenar la escalada de violencia y evitar que haya víctimas fatales por los enfrentamientos callejeros que están buscando determinados grupos".

EL ACUERDO

En la madrugada del domingo, representantes del Gobierno y de los policías amotinados llegaron a un acuerdo para aumentar en 220 bolivianos (25 euros) el bono de seguridad ciudadana, que sumados a los 400 (46) actuales alcanzarían un total de 620 (72).

La ANSSCLAPOL ha rechazado la propuesta argumentando, por un lado, que las personas que negociaron en nombre de los policías amotinados no eran representantes legítimos y, por otro, que el aumento debe producirse en el salario, no el bono de seguridad ciudadana.

Así, aunque la gran mayoría de los policías que permanecían amotinados desde el pasado viernes decidieron poner fin a la protesta tras la firma del acuerdo, los miembros de la ANSSCLAPOL anunciaron que seguirían adelante con la medida de fuerza.

La semana pasada, cientos de policías se amotinaron en las comisarías de todo el país para exigir una subida salarial y la entrega de mejores equipos para desarrollar su trabajo. Desde entonces, se han vivido varios enfrentamientos entre los policías y los militares que protegen al Gobierno.