16 de junio de 2012

El Gobierno envía 1.600 policías y militares a Colquiri para apaciguar las tensiones en la mina

LA PAZ, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 1.600 miembros de las fuerzas de seguridad bolivianas se desplegarán en la localidad de Colquiri, en el oeste del país, después de que 18 personas resultaran heridas en uno de los rebrotes de los enfrentamientos más violentos de los últimos días entre los trabajadores de la mina local, según ha confirmado el ministro de la Presidencia de Bolivia, Carlos Romero.

Un contingente compuesto por 1.000 policías y 600 militares tratarán de garantizar la seguridad de Colquiri y de apaciguar las tensiones entre cooperativistas mineros y los trabajadores de la mina de la empresa Sinchi Wayra de Glencore junto a residentes locales. Los segundos tratan de recuperar el control del complejo minero, en manos de los cooperativistas.

"Hemos adoptado por instrucciones del presidente, Evo Morales, un conjunto de medidas para asegurar la tranquilidad, neutralizar las acciones de violencia que se pretenden impulsar por la disputa del control de las minas en ese sector", ha declarado Romero.

Por su parte, el ministro de Minería, Mario Virreira, ha hecho un llamamiento al diálogo entre los cooperativistas, la Central Obrera Boliviana (COB) y la Federación de cooperativas Mineras (Fencomin), según ha recogido el diario boliviano 'Los Tiempos'. "Hacemos una exhortación para que todos podamos sentarnos y resolver el conflicto en el curso de este viernes", ha manifestado Virreira.