30 de agosto de 2006

Bolivia.- El Gobierno Morales logra un acuerdo con el sindicato de conductores de Bolivia para frenar su paro nacional

Las partes fijaron plazos para solucionar el desabastecimiento de diesel y la subida en el precio del lubricante

LA PAZ, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Evo Morales y la Confederación Sindical de Chóferes de Bolivia firmaron anoche un "acta de entendimiento" que fija plazos para buscar acuerdos sobre el pliego de 22 exigencias por el que los conductores iniciaron ayer una huelga nacional de 48 horas que generó pérdidas en el sector comercial y molestias a la población.

En una rueda de prensa conjunta, el ministro de Transportes, Pablo Rabczuk y el representante del gremio, José Luís Cardozo, firmaron el acuerdo que establece 60 días de plazo para consensuar en entidades bancarias el pago del Seguro Obligatorio contra Accidentes de Tránsito (SOAT) y las multas por infracciones de tráfico.

El acuerdo fija también un plazo de 30 días para solucionar el desabastecimiento de diesel, además de buscar una solución al incremento del 25% aplicado al precio de los lubricantes. Los transportistas podrán acceder a la tercera placa que las autoridades les exigen presentando la última factura de impuestos por el vehículo.

"La firma de esta acta de entendimiento hace que definitivamente lleguemos a una solución, si no al cien por ciento de satisfacción del auto-transporte nacional, a la solución de los puntos del pliego de peticiones. Por eso es que, como Comité Ejecutivo de la Confederación, instruimos a todos los compañeros del país levantar las medidas de presión con la certeza de ser escuchados", manifestó el portavoz de la Confederación Sindical de Chóferes de Bolivia.

TRES COMISIONES NEGOCIADORAS

Por su parte, el viceministro de Transportes, Pablo Rabczuk, expresó su satisfacción por el acuerdo aunque insistió en rechazar el paro convocado por el sector al considerar que ya existían avances positivos en las negociaciones a través del diálogo.

"Hemos llegado a un paro que yo todavía reitero que fue precipitado porque había un grado de avance en las negociaciones, pero lo bueno es que hemos llegado a una solución en que ambas partes están satisfechas y sobre todo, ya no se va a perjudicar más a la población", expresó la autoridad.

El viceministro de Transportes explicó que para la solución a los 22 puntos establecidos en un pliego de peticiones del auto-transporte sindicalizado, se conformarán tres comisiones que analizarán los temas de hidrocarburos, transportes y política tributaria.

Rabczuk señaló que para evitar el contrabando de diesel, se acordó también la puesta en marcha de un mayor control social y de la venta de combustibles en las gasolineras. Además, se fortalecerá la vigilancia de la Aduana Nacional de Bolivia y las Fuerzas Armadas.

PERDIDAS POR LA HUELGA

El día de huelga en los transportes causó pérdidas de más de un millón de bolivianos (cerca de 97.600 euros) sólo en el comercio de productos agrícolas, según cálculos de la Asociación de Municipios de Cochabamba (Amdeco).

Al ser un paro nacional con cortes de carreteras provinciales, la mayoría de los agricultores no lograron sacar sus productos y trasladarlos al Cercado para su venta, por lo que los comerciantes también tuvieron pérdidas al no alcanzar la venta mínima del día

Además, los ciudadanos en general sufrieron los problemas de tráfico ocasionados por el paro, que ocasionó retrasos en las llegadas al trabajo y la realización de trámites, a pesar de que las entidades financieras y las instituciones públicas trabajaron en horario continuo para hacer frente a la emergencia.