10 de julio de 2008

Bolivia.- Un grupo campesino entrega sus armas para apoyar la paz en Bolivia

LA PAZ, 10 Jul. (Reuters/EP) -

Diez Ponchos Rojos, grupo campesino aliado al Gobierno, entregaron ayer de forma voluntaria sus antiguas armas a las Fuerzas Armadas de Bolivia (FFAA), con el objetivo de "contribuir a la pacificación del país".

Los Ponchos Rojos de la provincia Omasuyos aceptaron ayer entregar a las FFAA sus armas. Se trata de siete fusiles mauser, dos rifles y una ametralladora Breno. Estas diez armas las poseen desde hace décadas y su tenencia despertó susceptibilidades en algunos sectores de la oposición política y cívica al Gobierno del presidente boliviano, Evo Morales.

"La Patria les agradece", dijo el comandante del Comando Conjunto Desaguadero, Gral. Ramiro de la Fuente, a cada uno de los ponchos rojos que entregaron sus armas. Las diez armas están clasificadas y serán enviadas al museo del Colegio Militar de Ejército "Gualberto Villarroel". Hasta hoy, los Ponchos Rojos las mantuvieron como trofeos porque fueron empleadas en la Guerra del Chaco por sus padres y abuelos.

El acto de entrega de las armas fue emotivo e histórico para las autoridades civiles, militares y campesinos de la provincia Omasuyos del departamento de La Paz.

La entrega de las armas fue fruto de un diálogo que se inició en 2007 y fue consolidado por De la Fuente, que instó a los Ponchos Rojos a dar ejemplo de patriotismo, lo que se expandirá en otras comunidades de la provincia Omasuyos.

"Con o sin armas estamos comprometidos con el proceso de cambio y estamos dispuestos a dar nuestra vida y sangre por el presidente Evo Morales", declaró el alcalde del municipio de Ancoraimes, Froilán Mamani.

"Los Ponchos Rojos reafirmamos nuestra vocación de unidad y en defensa de la estabilidad democrática", dijo al advertir de que los recursos naturales deben ser para todos los bolivianos y que no permitirán que la denominada "media luna" frustre el proceso de cambio.

"Demandamos también que se desarme a los paramilitares de la Unión Juvenil Cruceñista y cumplan con la Constitución Política del Estado" manifestó la autoridad edil, que también pidió acabar con la discriminación racial.

A su vez, el ministro de Defensa, Walker San Miguel, dijo estar orgulloso de venir en un momento en que las FFAA y los hombres del campo y las ciudades "estamos caminando cada vez más juntos".

Asimismo, recordó que Morales, en unos de sus tantos discursos dijo que antes "las FFAA y la Policía estaban contra el pueblo, pero hoy las Fuerzas Armadas van junto a éste".

San Miguel transmitió a los Ponchos Rojos el saludo del Jefe de Estado y del Canciller, David Choquehuanca, quien no pudo estar en la entrega voluntaria de las armas. "Estas armas que han estado durante décadas en poder sus abuelos, de sus padres, me imagino que en algunos casos llegaron de la Guerra del Chaco", dijo y aprovechó para recordar que su abuelo materno falleció en esta contienda bélica con el Paraguay por defender la heredad de la Patria (1932-1935).

"Hoy en día después de tantas décadas estamos percibiendo los primeros beneficios gracias a la recuperación de los recursos naturales y la lucha del pueblo boliviano", mencionó.

San Miguel también dejo claro que el Impuesto Directo de los Hidrocarburos (IDH) y los recursos petroleros son del pueblo y se debe a su lucha, y no de unas cuantas familias o de grupos dominantes del pasado.