30 de julio de 2007

Bolivia.- La Iglesia Católica pide consenso y unidad en el "proceso de cambio" del gobierno de Bolivia

LA PAZ, 30 Jul. (EP/AP) -

La Iglesia Católica considera que el gobierno boliviano debe buscar consensos con los diversos sectores nacionales y que el único "proceso de cambio" positivo es aquel que sirva para unir al país, dijo el lunes el secretario general de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB), monseñor Jesús Juárez.

En declaraciones a AP, el también obispo de la ciudad de El Alto matizó un despacho de la agencia gubernamental ABI en el que se afirmaba que la Iglesia apoya el "proceso de cambio" del gobierno, que según la oposición lleva al país al enfrentamiento y buscaría la reelección indefinida del presidente Evo Morales mediante la Asamblea Constituyente.

Juárez anunció también que la CEB analiza la situación de algunos medios vinculados a ella que, al parecer, sostienen una línea de apoyo irrestricto al gobierno. "La Iglesia está evaluando esto; vamos a reunirnos con esos medios para aclarar esta clase de ambigüedades", indicó.

"Un proceso de cambio tiene que servir para fortalecer todo aquello que nos une, que nos haga avanzar como hermanos bolivianos", dijo el obispo y recomendó al gobierno "no dejarse llevar por el apuro", añadió.

"El cambio exige, a veces, más tiempo, más consenso, más consulta, más reflexión, y el cambio empieza primero por las personas", prosiguió.

El teletipo de la Agencia Boliviana de Información fue emitido después de que el primado de la Iglesia Católica, el cardenal Julio Terrazas, recibiera el sábado en Santa Cruz al presidente Evo Morales y algunos colaboradores. Monseñor Juárez también participó en la reunión.

El domingo, el cardenal Terrazas dijo a los medios de comunicación que había dado consejos a los representantes del Ejecutivo, aunque, en aparente tono de broma, aclaró que los consejos que da a diversos sectores son poco escuchados.

La reunión se celebró después de que el cardenal encabezara "una jornada de oración" en la que manifestó que "hay muchas vidas en peligro" en Bolivia, en medio de visiones del oficialismo y la oposición fuertemente enfrentadas en la Asamblea, y de presiones de grupos indígenas oficialistas sobre el foro.

El encuentro se produjo en medio de un clima de rechazo en Santa Cruz a un desfile organizado por el gobierno en esa ciudad el 7 de agosto de militares y campesinos.

En los últimos días, el Comité Cívico de Tarija anunció que para el 6 de agosto, día de la independencia de Bolivia, ha convocado a un cabildo en ese departamento, donde se concentra el 87 por ciento de las reservas de gas nacionales, para decidir si se da de facto un gobierno departamental autónomo.

El gobierno ha advertido que una autonomía de facto sería un "desacato" que constituiría "traición a la patria", y ha pedido tranquilidad a Santa Cruz, la región más opositora al gobierno, indicando que el desfile militar y de campesinos indígenas, mayoritariamente del occidente del país, es sólo una señal de unidad.

De todos modos, la Central Obrera Departamental de Santa Cruz ha decidido realizar un desfile propio ese día, también aniversario de las fuerzas armadas, mientras que algunos dirigentes cívicos y legisladores de ese departamento, el más próspero y extenso de Bolivia, han señalado que se trata de una "provocación" y una "militarización".