5 de enero de 2007

Bolivia.- Las inundaciones provocan la muerte a dos personas y cuantiosas pérdidas materiales en las zonas rurales

LA PAZ, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

Dos campesinos perdieron la vida ayer en la comunidad de Tota, del municipio de Camargo, en la provincia de Nor Cinti, en Bolivia, después de que fueran arrastrados por una riada.

El caudal del río aumentó por una intensa granizada lo que produjo una riada. Los cuerpos de las víctimas, dos campesinos, fueron encontrados ayer. Al parecer los dos campesinos trasladaban bebidas cerca de la ribera, según informó la emisora 'Radio Fides', de acuerdo a un informe policial.

El temporal de granizo azotó también otras localidades como Culpina, Incahuasi, Villa Abecia y Las Carreras. Las autoridades calculan que cerca de 15 comunidades perdieron unas 1.00 hectáreas de cultivos.

Según informa hoy el diario boliviano 'La Razón', los vecinos de estas localidades exigen la presencia del Prefecto (gobernador), del ministro de Agricultura y del presidente Evo Morales en 48 horas para que les asistan y les ofrezcan ayuda. En caso de que no se presenten anunciaron que bloquearán la vía Tarija-Camargo-Potosí.

El director nacional de Prevención y Reconstrucción en el tema de desastres, Julio Fernández, aclaró que Defensa Civil sólo actúa si la capacidad de la Prefectura queda rebasada.

En Cotagaita (Potosí), el alcalde Aurelio Cruz declaró que desde el fin de semana llovió con intensidad y que la crecida del río anegó los cultivos de uva, durazno, higo y otros, y se llevó animales domésticos, damnificando a alrededor de 350 familias.

En La Paz, los conductores de la línea de autobuses que va a Yungas bloquearon la salida de Kalajahuira para exigir a los demás conductores que no paguen el peaje de salida, en señal de protesta por la falta de atención a los caminos que conducen hacia Sud Yungas.

Según el vicepresidente del sector David Condori, las rutas a San Cristóbal y Puente Villa Chulumani presentan derrumbes. Pese a que están transitables, por los trabajos de emergencia que realiza el Servicio Departamental de Caminos, se quejó porque el mantenimiento fue descuidado.

En Santa Cruz, sobre la antigua carreta a Cochabamba, a la altura de Bermejo, las lluvias provocaron tres derrumbes. El diario local de Santa Cruz, 'El Nuevo Día', informó que una cuadrilla de 40 obreros rehabilitó la vía, aunque se recomienda transitar con precaución.

El informe añadió que en Yapacaní un aguacero en el río del mismo nombre arrasó con 12 cabañas de la comunidad de Santa Fe, que se usaban de restaurantes para los turistas y pobladores a quienes ofertaban platos de pescado fresco. El fenómeno se produjo por las precipitaciones en la cabecera del afluente.

Una intensa lluvia que cayó por más de siete horas sobre Puerto Villarroel, provincia Carrasco de Cochabamba, inundó las viviendas de los pobladores de ese municipio, al extremo que autoridades locales informaron que el agua llegó al techo de las precarias viviendas.

El vicepresidente del Concejo Municipal, Porfirio Delgado, dijo a radio Fides que la precipitación empezó a la una de la madrugada y que el agua inundó "todas las casas y mucha gente ha perdido sus pertenencias y es una desesperación para ellos; no hay conejos, ni gallinas y apenas salvaron el ganado vacuno; en las casas de un solo piso el agua está al nivel del techo".

Delgado recordó que el nivel de los tres ríos que atraviesan el sector subió desde el 7 de diciembre, y pidió el auxilio de la Prefectura.

Sobre los damnificados de la población de San Luis (del trópico de Cochabamba), Julio Fernández, director nacional de Prevención y Reconstrucción en el tema de desastres, informó a radio 'Erbol' que Defensa Civil llegó al lugar con alimentos para mil familias, y que se evalúa una evacuación y organización de campamentos lejos de los ríos.