3 de enero de 2007

Bolivia.- El líder de la oposición boliviana acusa a Morales de atentar contra la democracia

LA PAZ, 3 Ene. (EP/AP) -

El líder del principal partido de oposición y ex presidente Jorge Quiroga calificó como "uno de los más graves atentados contra la democracia" la designación por decreto que hizo el presidente Evo Morales de cuatro magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

"Nadie termina de comprender por qué el Movimiento al Socialismo (MAS), que tiene mayoría en el Congreso, gobierna el país como si fuera un Gobierno de facto, dictatorial", señaló hoy Quiroga en un comunicado.

Morales designó el sábado a cuatro ministros de la Corte Suprema -quienes tomaron posesión ese mismo día- con el argumento de que el Congreso está en receso por vacaciones y para no perjudicar la administración de justicia por las acefalías.

Los legisladores comenzaron su descanso una semana antes de Navidad y volverán a sesiones la siguiente.

También lamentó que no se haya podido encontrar consenso en el Congreso que debe elegir a los magistrados por dos tercios de voto lo que obliga al oficialismo a ponerse de acuerdo con la oposición.

"Esa es una burda excusa. No ha habido una sola reunión en el Congreso para concertar estas designaciones, es vergonzoso cómo el vicepresidente Álvaro García, en su condición de presidente del Congreso, avaló este atentado contra la independencia de poderes", cuestionó Quiroga.

El portavoz del partido de Quiroga, José Antonio Aruquipa, informó que su organización política, Podemos, "iniciará una acción legal para impugnar los nombramientos.

El viceministro de Coordinación Gubernamental, Héctor Arce, salió al paso de las críticas y aseguró que las designaciones son legales y constitucionales y que se hicieron para desahogar la justicia".

La Corte Suprema evitó pronunciarse sobre la polémica, pero dijo que los nombramientos "resolverán una falencia y ayudarán a despachar causas", según dijo el portavoz de ese tribunal, Orlando Encinas.

La polémica se presenta en momentos en que el Gobierno anuncio despidos masivos de funcionarios públicos "que están boicoteando la gestión de Gobierno", según calificó el portavoz presidencial, Alex Contreras. Pero la oposición sospecha que los despedidos serán sustituidos por militantes oficialistas que abiertamente reclaman cargos al Gobierno.

El 1 de enero el Gobierno aprobó un proyecto de ley laboral que enviará al Congreso para proteger a los trabajadores.