16 de mayo de 2006

Bolivia.- Llamazares ve "hipocresía" en los que ahora se "escandalizan" por decisiones anunciadas

Pide al Gobierno respeto por la soberanía de esos países y le pregunta si representa a Repsol o a los españoles

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, destacó hoy que las decisiones relativas a las nacionalizaciones que está adoptando el Gobierno boliviano eran totalmente previsibles porque habían sido anunciadas en la campaña electoral de Evo Morales.

Por ello tachó de "hipócritas" a los que ahora las reciben con sorpresa y denunció que "se escandalicen más" los gobiernos que las propias empresas o bancos afectados por las mismas.

En una rueda de prensa en el Congreso, Llamazares recalcó que "el Gobierno de Bolivia está ejerciendo sus atribuciones legítimas" al "recuperar" la propiedad de los recursos naturales y "una serie de inversiones que el Gobierno de Bolivia aceptó que fueran gestionadas por un banco", en referencia a las acciones del BBVA que ha reclamado el Ejecutivo de Morales.

El líder de IU contrapuso la actitud de esta entidad bancaria con la del Gobierno y el PP. "El BBVA no se ha escandalizado. Aquí se escandalizan más los gobiernos que los propios bancos y empresas. Las empresas y los bancos negocian y la impresión sobre todo si hiciéramos caso al PP, de que España debería agitar las banderas de confrontación con el Gobierno boliviano y eso sería un gran error", advirtió.

Así, proclamó que a él no le "escandaliza en absoluto" lo que está pasando en Bolivia y llamó "hipócritas" los que "se escandalizan" y "se hacen de nuevas" porque toda la delegación española que asistió a la investidura de Morales era consciente de que iba a tomar este tipo de medidas.

CAMBIO DE CULTURA

En este contexto, Llamazares anticipó que va a pedir al Gobierno español que "tenga en cuenta que es está produciendo un cambio" en América Latina y que hay que se "respetuoso con la soberanía de los países latinoamericanos y apoyar el cambio porque es positivo" para la zona. A su juicio, eso implica promover también un cambio "en la cultura de las empresas españolas en América Latina".

"Si queremos estar en América Latina, no cuatro días sino estar con futuro como país y como empresas, hay que cambiar la cultura del expolio por la cultura de la colaboración", sentenció. Para Llamazares el Ejecutivo español "a veces" duda de si representa al conjunto de los españoles o si representa a los intereses de Repsol" y, por ello, le emplazó a "no tener dudas" y a "representar al conjunto de los españoles que quieren que haya futuro para América Latina y futuro para nuestras relaciones políticas y económicas allí".