11 de noviembre de 2019

Bolivia.- Mesa defiende que "no hubo golpe de Estado" y apela al "patriotrismo" del MAS para resolver la acefalia

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El candidato opositor Carlos Mesa ha defendido este lunes que "no hubo golpe de Estado" en Bolivia, sosteniendo que las Fuerzas Armadas no presionaron a Evo Morales para que dimitiera, y ha apelado al "patriotismo" del partido gobernante, el Movimiento Al Socialismo (MAS) para designar un mandatario interino y acabar así con la actual acefalia.

Mesa ha dado una rueda de prensa con medios internacionales para "esclarecer la situación" después de que varias voces, incluidos gobiernos latinoamericanos, hayan denunciado la consumación de un "golpe de Estado" en Bolivia por la renuncia de Morales justo después de que el Ejército se lo sugiriera.

"Desmentimos categóricamente, no hubo golpe de Estado en Bolivia. No hay ningún elemento que permita considerar que se ha producido un golpe de Estado", ha afirmado el ex candidato presidencial de la plataforma opositora Comunidad Ciudadana.

Mesa ha sostenido que "el conjunto de las acciones" que han propiciado la dimisión de Morales "fue protagonizado por el pueblo boliviano, movilizado de manera clara e inequívoca, pacífica y democrática, durante 21 días".

En su opinión, se trata de acciones legítimas ante "la decisión (de Morales) de llevar adelante un fraude gigantesco". "Le dio la espalda al pueblo boliviano el 21 de febrero de 2016", al desconocer el referéndum que rechazó la reelección indefinida, y "le dio la espalda al pueblo boliviano el 20 de octubre", ha esgrimido.

El ex presidente y ex vicepresidente ha subrayado que el "demoledor" informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) "ha ratificado que Bolivia vivió un fraude protagonizado por Evo Morales".

Además, ha reprochado al líder indígena que haya cerrado la "ventana de oportunidad" para resolver la crisis electoral al aceptar nuevas elecciones presidenciales pero insistiendo en ser el candidato del MAS.

Sobre las Fuerzas Armadas, ha considerado que se limitaron a aclarar que "no estaban dispuestos a reprimir al pueblo" y a deslizar la "sugerencia" de que Morales dimitiera. "No salieron a la calle ni generaron presión snre el presidente", ha defendido.

"Él ha provocado esta situación (...) y es inaceptable que se interprete que en Bolivia se vive un golpe de Estado. En Bolivia lo que se ha vivido es una acción popular, una acción democrática, que rechazó sistemáticamente la intención de Morales de ir adecuándose, pero sin moverse un milímetro, de una posición autoritaria", ha declarado.

ACEFALIA POLÍTICA

Por otro lado, Mesa se ha referido al camino a seguir, tras la cascada de dimisiones que afectan, no solo a Morales, sino a su vicepresidente, Álvaro García Linera, y a los presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado, Víctor Borda y Adriana Salvatierra, respectivamente.

El candidato opositor ha acusado a Morales de romper "intencionadamente" la "línea de sucesión" que establece la Constitución de Bolivia en caso de vacante en la Presidencia de la República, ya que son precisamente estos cargos los que están llamados a sustituir al jefe de Estado de forma interina.

"Lo que tiene que hacer Bolivia es la construcción de un Gobierno que siga rigurosamente la línea de sucesión constitucional, pero es una tarea difícil porque Morales lo ha puesto en estos términos, intencionadamante ha roto la línea de sucesión constitucional", ha lamentado.

Según Mesa, ahora la única salida posible es que la Asamblea Legislativa se reúna para recibir y aceptar las cartas de renuncia de Morales y los demás altos cargos, entre los que se cuentan también numerosos ministros, y designar a sus sustitutos.

Sin embargo, ha explicado que, para que eso ocurra, el Parlamento debe alcanzar el "quórum" necesario, es decir sumar al número mínimo de diputados y senadores para considerar que la sesión es válida. Dado que el MAS posee dos tercios de la Asamblea Legislativa, la presencia de los representantes 'masistas' es imprescindible.

"Nuestra esperanza es que el sentido patriótico y el sentido de responsabilidad permitan que se logre ese quórum y que se reúna la Asamblea", ha dicho. En este sentido, ha señalado que "no hay ninguna razón para que los diputados y senadores del MAS tengan temor alguno" porque "no hay ninguna persecución contra ellos". En cualquier caso, ha instado a la Policía y a las Fuerzas Armadas a que "garanticen la seguridad de los senadores y diputados del MAS y de la oposición para esas reuniones".