11 de mayo de 2008

Bolivia.- Morales advierte a la derecha de que no podrá someter al pueblo aunque le derroque

ORURO (BOLIVIA), 11 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró que la derecha política boliviana podrá derrocarle, pero advirtió de que no logrará someter nuevamente al pueblo porque apuesta por el cambio con justicia social.

En la inauguración de la nueva sede social de la Asociación de Bandas de Músicos Profesionales de Oruro (ABMPO), celebrada el viernes, afirmó que las protestas de la derecha no se deben a la redistribución del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) o a la demanda de autonomías departamentales, sino a que la pequeña oligarquía de Bolivia "no acepta que un indio sea presidente de la República", y que a eso responden las acciones para pretender derrocarlo, "o como dicen para tumbar al indio", informó la Agencia Boliviana de Información (ABI).

Morales también recordó que después de asumir el cargo, el pasado 22 de enero de 2006, los partidos de oposición "y las oligarquías no le daban al pobre indiecito más de cuatro o cinco meses en el Gobierno para que se divierta", pero que después de un año de su mandato esos grupos empezaron a radicalizar su posición porque advirtieron "que ese indio se iba a quedar por mucho tiempo y que se tenía que hacer algo". Morales está convencido de que "permanentemente están planificando cómo tumbar al indio", pero zanjó que "nunca van a tumbar al pueblo que está apostando por el cambio, por la justicia".

Aseguró que el pueblo ya no es como en las épocas pasadas cuando eran víctimas del chantaje y la prebenda, como se demostró en la consulta del 4 de mayo en el departamento de Santa Cruz, donde se registró una abstención de más del 48 por ciento, junto a los votos nulos y pifiados. Por este motivo, Morales agradeció la "rebelión contra la oligarquía en Santa Cruz" y las masivas movilizaciones registradas en todo el país en defensa de la unidad nacional, la integridad territorial y el rechazo a la ilegal consulta impulsada por el presidente del Comité Cívico, Branco Marinkovic, y el prefecto cruceño, Rubén Costas.

"Ha sido una concentración histórica impresionante, espontánea y voluntaria sin que nadie les pague, sino por la unidad del país y por el cambio. Mientras que en algunos departamentos las oligarquías han usado a la gente pagando y apelando a la prebenda", manifestó el presidente.