11 de agosto de 2008

Bolivia.- Morales y cinco gobernadores habrían ganado el referéndum revocatorio, según los medios del país

LA PAZ, 11 Ago. (Reuters/EP) -

El presidente boliviano, Evo Morales, habría ganado el referéndum revocatorio de este domingo, según los medios del país, basándose en los sondeos realizados a pie de urna que le otorgan a Morales un 56,7 por ciento de los votos a favor, según la cadena de televisión 'ATB', o un 60,1 por ciento según el canal 'Unitel'.

Según un escrutinio rápido, los bolivianos votaron masivamente a favor de la continuidad en el poder del líder indígena. Sin embargo, aún no se conocen al completo las estimaciones sobre la suerte de los ocho gobernadores provinciales, mayormente opositores, cuyos cargos también están en juego.

Según estas mismas cadenas, los prefectos José Luis Paredes y Manfred Reyes Villa recibieron más del 55 por ciento de los votos en contra, muy por encima de la mitad mas uno de votos requerida para su revocatoriedad, según una norma de la autoridad electoral.

Un tercer prefecto, el oficialista Alberto Aguilar de Oruro, también habría recibido más del 55 por ciento de los votos de rechazo, aunque esto no influiría en el mapa político pues su sucesor inmediato sería designado por Morales.

Según la corte electoral, sería necesario obtener más del 53,7 por ciento de votos en contra para revocar el mandato de Morales, pero sólo el 50 por ciento más uno para cesar a cada prefecto. Los resultados oficiales se conocerán en una semana.

La jornada electoral transcurrió con total normalidad a pesar del temor de la comunidad internacional tras varios días de violencia en localidades opositoras que dejaron dos muertos. "Pese a las provocaciones permanentes, el comportamiento del pueblo boliviano ha sido totalmente exitoso hoy (domingo) en este referéndum revocatorio en Bolivia", dijo Morales, en una rueda de prensa en la ciudad Cochabamba.

Morales, que asumió su mandato en enero de 2006, convocó el referéndum para aceptar un desafío de la oposición, que bloqueó su plan de instaurar una Constitución socialista para dar más poder a la mayoría indígena y fortalecer el proceso de nacionalización de la economía.

La crisis política en Bolivia está siendo seguida de cerca por los países de la región, especialmente por Argentina y Brasil, cuyo crecimiento económico está en parte alimentado por el gas natural que le envía el país altiplánico, que cuenta con la segunda mayor reserva del fluido de Sudamérica, tras Venezuela.

BOLIVIA TRAS EL REFERÉNDUM

Los analistas han estimado que la crisis política podría permanecer tras el referéndum dada la polarización de la sociedad boliviana y a pesar del convencimiento de Morales de que su ratificación en el poder lo fortalecería para poder convocar una consulta popular sobre la nueva Constitución.

En este sentido, los partidos críticos de Morales, mayormente conservadores, habían adelantado que, sin importar el resultado de la consulta, seguirían acelerando los procesos de autonomía que iniciaron en cuatro de los siete departamentos que administran, convencidos de que el Gobierno quiere convertir a Bolivia en una nueva Cuba.

Por otro lado, antes del cierre de las urnas, el líder de la oposición, el ex presidente Jorge Quiroga, advirtió de que el referéndum daba a Bolivia la oportunidad de sacudirse de la influencia del presidente venezolano, Hugo Chávez, sobre el Gobierno.

"El Gobierno es un satélite de Chávez (...) y quiere imponer una Constitución centralista que destruirá las instituciones y la economía", dijo Quiroga. "El presidente (Morales) necesita divorciarse de Chávez y casarse con Bolivia", agregó.

Morales ha recibido cientos de millones de dólares de financiación por parte de Chávez, que considera al líder indígena como su mayor aliado en su cruzada anti Estados Unidos.