26 de mayo de 2006

Bolivia.- Morales cree que Bush tendría que "expulsar" de EEUU a Sánchez de Lozada "si quiere fortalecer la democracia"

LA PAZ, 26 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente boliviano, Evo Morales, consideró hoy que el mandatario estadounidense, George W. Bush, tendría que "expulsar" de su país al ex presidente de Bolivia Gonzalo Sánchez de Lozada "si quiere fortalecer la democracia" en el país sudamericano.

Además, anunció el inicio de una campaña internacional para la extradición de Sánchez de Lozada y enfrentarse así a un juicio de responsabilidades por genocidio, según informa la agencia boliviana 'Bolpress'.

"Si Bush quiere fortalecer la democracia, no tiene otra alternativa que expulsar a delincuentes, ni siquiera extraditar, expulsar", afirmó Morales en un acto celebrado en la localidad de Sucre. Según el mandatario, "no es admisible" que un Gobierno democrático y un presidente "que dice defender los derechos humanos", pueda "encubrir delincuentes".

Por ello, aseguró que va a impulsar una "campaña internacional para que los organismos de defensa de los derechos humanos ayuden a que el Gobierno de Estados Unidos expulse a quienes hicieron mucho daño al país, a los derechos humanos y a la economía".

"FEBRERO NEGRO"

Sánchez de Lozada gobernó Bolivia en dos periodos. El primero se desarrolló entre 1993 y 1997 y el segundo comenzó en 2002. Fue en este último cuando un motín policial, organizado por el intento de aprobar la aplicación de un impuesto a los salarios, fue mitigado dejando un saldo de 30 muertos.

Posteriormente, el entonces presidente de Bolivia trató de poner en marcha un proyecto de exportación de gas natural a Estados Unidos por puertos chilenos, lo que provocó una revuelta popular que fue sofocada por el Ejército, enfrentamiento que provocó 60 fallecidos. El 17 de octubre de 2003, Sánchez de Lozada huyó del país en un avión norteamericano y se refugió en Estados Unidos.

Así, el Congreso autorizó un juicio de responsabilidades por genocidio, un proceso que no prospera porque, según la legislación boliviana, todos los implicados deben ser notificados, paso que hasta ahora no ha sido cumplido. No obstante, la Cámara está considerando la autorización de un segundo juicio de responsabilidades contra el ex presidente, esta vez por el llamado "febrero negro", los sucesos que dejaron 30 personas muertas.