17 de abril de 2006

Bolivia.- Morales estudia crear un viceministerio para promover los derechos de los bolivianos en el extranjero

El presidente del MAS afirma que el proyecto de refundación de Bolivia incluye la búsqueda del regreso de los emigrantes al país

LA PAZ, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente Evo Morales adelantó que su Gobierno estudia poner en marcha un viceministerio o dirección nacional desde el que promover los derechos de los bolivianos en el extranjero y crear las condiciones necesarias para su regreso al país, una política que-- según Morales-- forma parte del proyecto de refundación de Bolivia.

En una entrevista que concedida al periódico argentino 'Página 12', Morales sostuvo que el modelo neoliberal no dejó "cabida en el país" a mucha gente que tuvo que emigrar. Ahora el objetivo del Gobierno boliviano es que este colectivo "se incorporen al proyecto de construcción de una nueva Bolivia que pueda contener a todos sus habitantes".

El tema de la emigración cobró relevancia después de que seis bolivianos, entre ellos cuatro niños, murieran en un incendio registrado en un taller textil de Buenos Aires, donde trabajaban como ilegales. Este caso generó una amplia polémica sobre las condiciones de vida de los emigrantes bolivianos en Argentina.

Morales insistió que, con el Plan Nacional de Desarrollo que está elaborando su Gobierno y que incluye la mecanización del campo y el apoyo a las comunidades indígenas, "todos encuentren en Bolivia lo que buscaban y no encontraron en el extranjero". Según el mandatario, "la Bolivia olvidada por el colonialismo y el neoliberalismo, los microempresarios, los comunarios, los artesanos, serán la prioridad del nuevo modelo económico" de su Gobierno.

Para ello, según señaló Morales, hay que cambiar las políticas económicas y recuperar e industrializar nuestros recursos naturales. "Para mí los recursos naturales siguen siendo la esperanza para el pueblo boliviano", sostuvo Morales.

SUS AÑOS DE EMIGRANTE

El presidente del Movimiento Al Socialista (MAS) recordó que en los años sesenta tuvo también que emigrar, acompañando a su padre que se fue a trabajar en la zafra en Jujuy y que aportaba para el sustento de su familia. Ahí también conoció la escuela, pero que como era un "aymara cerrado" y casi no entendía el castellano, tuvo que abandonarla, narró Evo Morales.

Tras recordar la condiciones de extrema pobreza en la que vivían él y su familia, el presidente relató que tuvo que migrar al Chapare buscando mejorar su calidad de vida. Esa su situación de emigrante, aunque interno, dijo que lleva a comprender a quienes migran a Argentina, España o Estados Unidos.

Al referirse a las condiciones de explotación que enfrentan algunos compatriotas en Argentina, en algunos casos a manos de propios bolivianos, dijo que "cualquier gobierno tiene la obligación de evitar las condiciones de servidumbre y garantizar el respeto a la dignidad de las personas y a su seguridad laboral".

Explicó que precisamente su Gobierno está trabajando en este asunto con Argentina. En todo caso, sostuvo, sería importante dar ciertos plazos para que las empresas --sean bolivianas, argentinas o de otras nacionalidades-- regularicen a sus trabajadores "para que el trabajo sea digno, con respeto a los Derechos Humanos".

COOPERACION CON ARGENTINA

Ante la situación generada por el cierre de numerosos talleres en Argentina, Morales informó que se ha acordado la cooperación de la Organización Internacional de Migraciones para que se pueda financiar el retorno de los bolivianos a su país y la posibilidad de darles un pequeño apoyo económico para reiniciar sus actividades en el país.

"Estamos hablando de los bolivianos alojados en centros de emergencia y de las víctimas del taller incendiado", precisó Morales, quien sin embargo dijo que, por informaciones que ha recibido del viceministro de Exteriores, Mauricio Dorfler, "la mayor parte de los migrantes bolivianos en Buenos Aires quieren quedarse".

Por ello, indicó, se acordaron programas de contención social e inserción laboral y apoyo de emergencia con el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Morales reconoció también la voluntad política y los esfuerzos del Gobierno de Néstor Kirchner para mejorar la situación de los bolivianos en Argentina.