11 de abril de 2013

Morales pide al Gobierno que derogue el decreto para cubrir los gastos en viajes oficiales de su familia

LA PAZ, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha pedido al Gobierno que derogue el decreto que autoriza la entrega de viáticos y el trato diplomático a su familia y a la del vicepresidente, Álvaro García Linera, para evitar represalias contra sus familiares.

"He pedido al Gabinete con mucho respeto abrogar este decreto", ha anunciado en una rueda de prensa, celebrada en el Palacio de Gobierno. Morales ha explicado que, aunque "hay ministros que se han opuesto", finalmente han accedido.

El líder indígena ha explicado que ha pedido la derogación de la norma jurídica porque, tras su aprobación algunos miembros de la oposición han "amenazado, amedrentado e insultado" a sus hijos por razones de carácter "político y cultural".

"Lamento mucho que no todos seamos iguales y que permanentemente mi familia esté amenazada, amedrentada e insultada en las calles. Por esa razón estamos abrogando", ha indicado, en declaraciones recogidas por la Agencia Boliviana de Información (ABI).

Además, ha rechazado las críticas de la oposición, aclarando que "jamás usaría la plata del pueblo en beneficio personal". "En algunas ocasiones --por vacaciones de invierno o de fin de año-- pido a mis hijos que me acompañen, pero el pueblo boliviano debe saber que nunca he gastado la plata del Tesoro", ha dicho.

El pasado 3 de abril, el Gobierno aprobó un decreto en virtud del cual la esposa e hijos del presidente y del vicepresidente serán beneficiarios de viáticos cuando viajen junto a Morales y García Linera en una "misión oficial".

En concreto, ello implica que dichos familiares podrán viajar en clase 'business' con todos los gastos pagados y pasaporte diplomático, cada vez que acompañen a los dos mandatarios en un acto gubernamental, en Bolivia o en el extranjero.

Los beneficiarios directos de esta medida serán las dos hijas de Morales, que no está casado, y la esposa de García Linera, ya que el matrimonio no ha tenido hijos.

Al parecer, el presidente y el vicepresidente perciben 339 dólares (264 euros) si viajan a Norteamérica, Europa, Asia, África y Oceanía, mientras que la cifra cae a 283 dólares (221 euros) en caso de que vayan a Centro y Sudamérica o al Caribe.

"Lo que podemos decir claramente es que se ha equiparado el tratamiento (de la familia del presidente y del vicepresidente) con el que hay en otros países. No se ha hecho nada extraordinario", justificó entonces el ministro de Economía, Luis Arce.