29 de enero de 2006

Bolivia.- Morales promete que perseguirá a los traficantes de droga "pero no a los campesinos que la cultivan"

LA PAZ, 29 Ene. (EP/AP) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, prometió este sábado que perseguirá a los traficantes de droga, pero no a los campesinos que la cultivan, durante un discurso en la región tropical de Chapare.

La visita de morales a esta región productora de coca se produce un día después de que su Gobierno de izquierdas nombrase al cultivador Felice Caceres 'número dos' del Ministerio de Defensa Social, con el objetivo de supervisar la lucha contra el narcotráfico en el país.

Morales realizó el sábado su primera visita como mandatario a la zona cocalera que lo vio nacer como líder político y ratificó que no habrá "coca cero" durante su gobierno. Su primera actividad consistió en asistir a una ceremonia en la localidad de Chimoré, 600 kilómetros al sureste de la capital, donde le rindieron honores fuerzas militares y policiales antidrogas, las mismas a las que años atrás acusó por supuestas torturas que casi le causan la muerte.

Después partió a la vecina localidad de Shinaota para reunirse con miles cultivadores de coca a quienes pidió que se mantengan dentro del "cato de coca por familia" (1.600 metros cuadrados)", una conquista que obtuvo Morales en 2004 del Gobierno de la época.

Ante sus antiguos camaradas, ratificó que "jamás habrá coca cero" y anunció que ha iniciado gestiones para exportar la hoja andina al norte argentino, eventualmente para su industrialización con fines lícitos en China.

También afirmó que busca lograr la "despenalización internacional de la coca", con el fin de que deje de ser considerada como un veneno por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Quiero que sepan los nuevos militantes, las nuevas autoridades del Gobierno que este instrumento político es parido por la hoja de coca, la lucha por la coca nos ha orientado...", dijo Morales respecto de su partido Movimiento al Socialismo (MAS).

Asimismo, advirtió de que la despenalización no significa "libre cultivo de la coca", aunque sostuvo que dialogará con dirigentes del sector para ver si es posible que se permita el cultivo de un "cato de coca" también a campesinos no afiliados a alguna de las seis federaciones cocaleras del Chapare.

"Es importante cumplir con nuestro acuerdo, si ustedes quieren acompañar al gobierno y a su dirigente, ahora presidente Evo Morales, respetemos el acuerdo, el cato de coca", pidió.

En 2004, el presidente Carlos Mesa aceptó que en el Chapare se cultivaran 3.200 hectáreas de coca, mientras se realizaba un estudio para determinar si la demanda lícita de la hoja para fines alimenticios, medicinales y rituales ha superado las 12.000 hectáreas previstas en la legislación.

Aunque informes oficiales señalan que en Bolivia ya hay sembradas más de 27.000 hectáreas de coca, 10.000 de las cuales están en el Chapare y 17.000 en los Yungas, región donde sólo debían sembrarse las 12.000 legales.

El líder indígena también recordó los pasados enfrentamientos entre cocaleros y las fuerzas antidrogas que dejaron decenas de muertos y heridos.

"Hemos perdido muchas vidas en esta dura lucha en defensa de la coca y la vida", señaló al hacer notar que ahora la policía y el Ejército estaban dando protección a los cocaleros en la concentración.

"Queremos aportar en la lucha contra el narcotráfico nacionalizando la producción de la hoja de coca... hay que perseguir al narcotraficante y no al cocalero", indicó.