28 de agosto de 2008

Bolivia.- Morales se ve obligado a utilizar un aeropuerto brasileño ante las protestas de opositores radicales

LA PAZ, 28 Ago. (Reuters/EP) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se vio forzado el miércoles a utilizar un aeropuerto brasileño para evadir a grupos radicales opositores, en un nuevo episodio del largo conflicto político que golpea al país, informaron el jueves fuentes oficiales.

Grupos de choque ligados a prefectos regionales opositores tomaron los aeropuertos de Riberalta y Guayaramerín, a unos 1.000 kilómetros de La Paz, impidiendo el reabastecimiento de combustible de un helicóptero en el que Morales debía retornar a la capital.

El presidente, que había viajado a esa región en la frontera con Brasil para la firma de un contrato de estudio de un megaproyecto hidroeléctrico, tuvo que ir por tierra hasta la ciudad brasileña de Guajara Mirim, donde a medianoche abordó un avión militar boliviano.

"Fue la mejor solución ir por tierra hasta Guajara Mirim, porque allí había un aeropuerto que daba todas las seguridades técnicas, con pista asfaltada e iluminación", afirmó el ministro de Hidrocarburos y Energía, Carlos Villegas, quien acompañaba a Morales.

Los opositores incluso apedrearon el helicóptero presidencial, pero Morales no estaba en ese momento a bordo sino a varias decenas de kilómetros, en la región de Cachuela Esperanza donde lanzaba el proyecto hidroeléctrico.

El incidente impidió a Morales asistir a una reunión con municipios rurales programada para la noche del miércoles en La Paz, encuentro en el que el vicepresidente Alvaro García explicó sólo que el mandatario había tenido "problemas de coordinación de horarios".

Grupos de choque de la oposición han impedido en meses pasados la llegada de Morales a otras tres ciudades, en el marco de la campaña de cara al referéndum revocatorio del 10 de agosto, en el que el gobernante salió ratificado con más del 67 por ciento de votos.

El presidente Morales, que viaja frecuentemente por todo el país, utiliza en sus desplazamiento tanto pequeños aviones militares bolivianos como helicópteros prestados por el Gobierno venezolano de Hugo Chávez.