3 de mayo de 2006

Bolivia.- Moratinos encabezará la delegación española que viajará a Bolivia, según el encargado de negocios boliviano

Del Pozo asegura que "lo último" que pretende su Gobierno es "crear inseguridad y ahuyentar las inversiones"

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El encargado de negocios de la Embajada de Bolivia en Madrid, Alvaro del Pozo, afirmó hoy a Europa Press que, según la información de que dispone, será el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, quien encabece la misión técnica y política que España enviará próximamente a Bolivia para analizar la nacionalización de las hidrocarburos decretada el lunes por el presidente Evo Morales.

La visita fue acordada anoche, en una conversación telefónica entre Moratinos y Morales. "A raíz de la conversación se ha acordado una visita al más alto nivel, encabezada por el ministro Moratinos a Bolivia para que de la manera más clara las autoridades españolas puedan hacer llegar al presidente de la republica y a sus colaboradores aquellas preocupaciones que afectan directamente a los intereses españoles", afirmó Del Pozo en declaraciones a la Cadena Ser.

Además, Del Pozo aseguró que "lo que menos quiere el Gobierno (boliviano) es crear condiciones de inseguridad y ahuyentar las inversiones" y que el decreto firmado por Morales pretende "más bien reconducir el proceso de actuación de la empresa extranjera privada de otros países en Bolivia, a través de un nuevo ordenamiento que recoge la voluntad de un pueblo de recuperar los recursos".

Así, estimó que la situación producida por la nacionalización de los hidrocarburos no es una "crisis", sino "un proceso" abierto por una nueva ley, de modo que "en estos seis meses podrán encontrar un camino donde puedan coincidir los intereses", dentro de una relación de "cooperación y amistad que siempre ha caracterizado a Bolivia y a España".

No obstante, recordó que el Gobierno de Morales ya había anunciado, como parte de su programa electoral, la nacionalización de otros recursos, no sólo los hidrocarburos, pero aseguró que "no son medidas que tengan como cometido afectar las relaciones bilaterales" con ningún país.

Del Pozo, que fue convocado ayer al Ministerio de Exteriores, dijo que las autoridades españolas expresaron "de manera clara su preocupación" por el decreto nacionalizador, y se mostró convencido de que en los próximos meses será posible llegar a "acuerdos fructíferos" que permitan "seguir contando con la presencia de la inversión española en bolivia", en el marco de nueva legislación.

El diplomático expresó "plena confianza" en que con un "diálogo al mas alto nivel" se alcanzará un "punto de convergencia" entre los "intereses legítimos de las empresas españolas y los intereses legítimos del pueblo boliviano".