9 de junio de 2006

Bolivia.- Muere una persona en Oruro durante disturbios ocasionados por un desalojo de tierras

LA PAZ, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una persona habría muerto hoy viernes durante los disturbios ocasionados en el desalojo, por parte de de campesinos y vecinos pobres de la ciudad de Oruro, situada unos 200 kilómetros al sur de La Paz, de unos terrenos privados que desde hacía dos meses estaban ocupados por mineros y vecinos del autodenominado grupo de los Sin Techo.

Según testigos citados por la emisora local 'Erbol', los Sin Techo resistieron el desalojo utilizando dinamita y causaron la muerte de una persona, aunque este fallecimiento no fue confirmado aún por las autoridades, que aseguran entregarán un informe oficial más adelante. Se trataba del primer desalojo con intervención de la Policía desde que el presidente del país, Evo Morales, iniciara hace seis días el reparto masivo de tierras en favor de los indígenas.

El miércoles dos indígenas resultaron heridos cuando intentaban echar a colonos que ocuparon la hacienda de un empresario en la población de Ascención de Guarayos en el departamento (provincia) de Santa Cruz, a más de 500 kilómetros al este de La Paz.

El viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales de Bolivia, Alfredo Rada, reconoció recientemente que la amenaza de ocupaciones de fundos llevó a Morales a anticipar su plan agrario que el sábado se inició con el reparto de 2,2 millones de hectáreas a campesinos e indígenas pobres en varias regiones de este país. Al parecer el plan gubernamental no logró frenar la amenaza de disturbios y las autoridades anunciaron que impedirán la invasión de terrenos privados.

Los empresarios agropecuarios acusaron hoy viernes al presidente Morales de promover "un clima de confrontación mediática" y "ante la imposibilidad de establecer escenario de diálogo", designaron al prefecto (gobernador) de Santa Cruz su interlocutor ante el Gobierno, según un comunicado de las organizaciones empresariales de esa próspera región del oriente donde se han denunciado los mayores conflictos por tierras.

Los agropecuarios calificaron de "unilateral" la redistribución de tierras fiscales que ejecuta el Gobierno y amenazaron hace poco con crear "comités de autodefensa" para defender sus propiedades de eventuales invasores.

Morales se propone redistribuir hasta 20 millones de hectáreas en sus cinco años de gobierno en favor de campesinos e indígenas en el marco de su plan contra la pobreza que, entre otros factores, se manifiesta en un inequitativo acceso a la tierra en el oriente.