5 de octubre de 2006

Bolivia.- El Poder Judicial boliviano se divide por la declaración del carácter originario de la Constituyente

LA PAZ, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Poder Judicial boliviano se muestra dividido después del pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia con respecto a que la Asamblea Constituyente tiene un carácter derivado y no originario; mientras que el consejero de la Judicatura, Rodolfo Mérida, afirma que la corte es soberana y que ningún poder del Estado puede inmiscuirse en ella.

El presidente de la Corte Suprema, Héctor Sandóval, aseguró hoy que el pronunciamiento del máximo tribunal de justicia del país obedece al respeto de la institucionalidad ante el riesgo que pueda representar una Asamblea originaria, plenipotenciaria y fundacional para los poderes constituidos.

Esta interpretación jurídica se sustenta en el artículo 3 de la Ley Especial de Convocatoria, que afirma que "la Asamblea no interferirá en el trabajo de los poderes constituidos, los que seguirán ejerciendo sus funciones constitucionales de manera sostenida", según informa el periódico local 'El Diario'.

Al tener la Constituyente carácter originario y plenipotenciario, los miembros de la Corte Suprema advierten de un quiebre de la legalidad que podría "trastocar el orden legalmente constituido, subvertir el sistema social y democrático de derecho", poniendo en riesgo "la integridad nacional, la paz social y la seguridad nacional".

NO DEBE INMISCUIRSE

Sin embargo, esta opinión no es compartida por el consejero de la Judicatura, quien afirmó hoy que los poderes constituidos no deben inmiscuirse en las decisiones de los constituyentes. "El Poder Judicial no debe emitir juicios de valor, ni opinar sobre el trabajo que lleva adelante el Poder Constituyente", puntualizó Mérida.

En su opinión, los jueces y magistrados deben abocarse "únicamente a cumplir" su función, es decir, "administrar justicia y, en el caso concreto del Consejo de la Judicatura, velar por una correcta administración de los recursos económicos del Poder Judicial y ejercer potestad disciplinaria dentro del marco de su competencia, por lo que las ideas y planteamientos de orden estrictamente político corresponderá resolverlos en esos ámbitos".

Por otro lado, el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales y la Sociedad Civil, Alfredo Rada, aseguró a la Agencia Boliviana de Información (ABI) que ningún mecanismo institucional ha solicitado a la Corte Suprema de Justicia opinar "sobre la marcha de un poder totalmente independiente como la Asamblea Constituyente, que nada tiene que ver con los poderes legalmente constituidos".