27 de febrero de 2006

Bolivia.- La popularidad de Evo Morales alcanza el 79% al término de su primer mes en el Gobierno

A pesar del apoyo, el Gobierno enfrenta los cuestionamientos de organizaciones sociales de los dos extremos del arco político

LA PAZ, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, cuenta con el 79% del apoyo de la población al término de su primer mes de gobierno, lo que supone una subida de su popularidad de cinco puntos porcentuales respecto a cuando asumió el mando del país el pasado 22 de enero. Es decir, que 8 de cada 10 bolivianos aprueban al presidente Morales.

La mayoría de la gente no duda que hará realidad la Asamblea Constituyente y el referéndum autonómico. Incluso algunos bolivianos piensan que el presidente puede ganar el Premio Nobel de La Paz. Así lo refleja la encuesta realizada este febrero por la empresa 'Apoyo, Opinión y Mercado' a un total de 1.011 personas de entre 18 y 70 años de edad y publicada hoy por el diario local 'La Razón'.

Según el citado sondeo, el 79% la población de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz aprueba la gestión del presidente. Además, el 66% cree que Morales concluirá su mandato de cinco años en un país caracterizado por la inestabilidad política. Por su parte, el vicepresidente Alvaro García Linera cuenta con un respaldo del 71%.

El 87% de la población de El Alto confía en que Morales cumplirá su promesa de formar la Asamblea Constituyente para refundar el país, mientras que el 85% espera que se celebre el referendo autonómico. En La Paz el apoyo también es contundente --se sitúa entre un 80% y un 65%--, al igual que en Santa Cruz, con un 70% y un 73%.

La popularidad del presidente se hizo manifiesta este sábado en la entrada folclórica de Oruro, la principal actividad carnavalera de Bolivia. En la avenida 6 de agosto, delante del palco de Honor preparado para la delegación oficial, Morales fue vitoreado por los asistentes.

"El carnaval de Oruro me trae grandes recuerdos de la juventud, de la niñez y también recuerdo de ser trompetista. Entre 1977-1979 nosotros tocábamos como parte de la banda Imperial para la Ferrari Ghezzi, la Mejillones y tantos otros grupos del carnaval de Oruro ", recordó Morales, según la agencia Bolpress.

El escritor boliviano Néstor Taboada Terán ha propuesto al presidente como candidato al premio Nóbel de la Paz en el marco de una campaña internacional. El historiador, narrador, ensayista, periodista y autor de más de 50 títulos, envió el 7 de febrero pasado una carta a la Fundación Nobel para presentar la candidatura con el argumento de que Morales "es un luchador auténticamente indígena que ha logrado una victoria histórica en las urnas".

BUENAS RELACIONES CON EEUU

Morales también pasa por un buen momento político, pese a los roces con la Embajada de Estados Unidos que la semana pasada causó la retirada del visado para entrar en el país norteamericano a una senadora del Movimiento Al Socialismo (MAS, oficialista).

La congresista norteamericana Nita Lowey, miembro influyente del Comité de Asignaciones Presupuestarias de la Cámara de Representantes, se reunió el pasado viernes con el presidente para comprometerle una defensa vehemente de la continuidad del apoyo a los programas de apoyo económico. "Yo sé que habrá apoyo en el Congreso, porque entendemos la relación importante entre Estados Unidos y América Latina y queremos fortalecer esa relación", declaró la legisladora.

A pesar del apoyo reflejado en las encuestas, el Gobierno de Morales enfrenta duros cuestionamientos de organizaciones sociales que se ubican en los dos extremos del arco político. El Gobierno se esfuerza por asumir posiciones centrista, que sin embargo no convencen a los sectores radicales de derecha de Santa Cruz y a los militantes "extremistas" de izquierda del oeste, entre ellos la Federación de Juntas Vecinales de El Alto y los poderosos gremios docentes.

La aprobación del proyecto de ley de convocatoria a la Asamblea Constituyente en la Comisión Mixta de Constitución ocasionó que Santa Cruz se distancie más aún del Ejecutivo. El Comité Cívico y la brigada parlamentaria de Santa Cruz opinan que el proyecto del Gobierno pone en riesgo la realización del referéndum autonómico y no garantiza la inclusión de los resultados del mismo en las reformas a la Constitución Política del Estado (CPE).

Se supone que el Congreso sesionará este miércoles para considerar el informe del proyecto de ley de Convocatoria. La Comisión dejó en manos del Congreso la decisión final de fijar la modalidad de elección y el número de constituyentes. La Comisión recibió 22 proyectos de ley de partidos políticos, agrupaciones ciudadanas, iniciativas parlamentarias individuales, regiones y comités cívicos.

DIFERENCIAS CON ORGANIZACIONES SOCIALES

Por otro lado, la Fejuve de El Alto rompió la tregua con Morales, reclamando mayor decisión del "gobierno indígena" que hasta ahora no ha dado señales claras para nacionalizar los hidrocarburos y enterrar el neoliberalismo, expresado en el famoso decreto 21060. Los vecinos reclaman además la instalación de gas domiciliario para todos los vecinos, obras públicas de urbanización, instalación de agua, rebaja de los servicios básicos de agua, electricidad.

El secretario de organización de la Fejuve, arlos Rojas, informó de que el pasado miércoles las autoridades no permitieron el ingreso de los dirigentes de esa organización vecinal a la reunión que sostuvo Morales con varias organizaciones alteñas. Molesta a los vecinos el acercamiento del Gobierno con los gremios empresariales, mientras que cierra puertas a las organizaciones de base.

El Gobierno ha dicho que no va a estatizar los hidrocarburos y que, por el contrario, mantendrá como socias a las multinacionales. También se ha negado a derogar el decreto 21060 que instauró el régimen neoliberal en el país. El gobierno aseguró que ese Decreto no puede ser derogado porque fue elevado a rango de ley a través del Artículo 13 de la Ley de Inversiones.

El ministro de Trabajo, Alex Gálvez, explicó que el cambio de esta norma será una tarea difícil, pues se formó una especie de cadena con otras leyes que también deberían ser modificadas. En ese marco explicó que, para derogar dicha norma, no es suficiente otro decreto, sino una Ley.

Morales había prometido un salario no menor de 1.500 bolivianos para todos los trabajadores, es decir, de unos 190 dólares). Pero ofertó un 7% de aumento a los maestros. Por la demanda salarial ya hubo huelgas en hospitales de Santa Cruz y Potosí.

En cuanto a la Asamblea Constituyente, el MAS propone tres representante por cada una de las 70 circunscripciones por voto directo, oferta de estricto contenido liberal rechazada por organizaciones sindicales, sociales e indígenas, que reclaman jurisdicciones especiales para los indígenas.