11 de agosto de 2008

Bolivia.- Un prefecto opositor abandonará su cargo al no obtener los votos necesarios para refrendar su mandato

LA PAZ, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

El voto de los paceños determinó ayer que el opositor José Luis Paredes Muñoz debe dejar el cargo de prefecto del departamento de La Paz, ya que con el 57,7 por ciento de los votos válidos en su contra no consiguió llegar al 50% más uno que estableció la Corte Nacional Electoral para continuar al frente de la administración.

Según un conteo rápido de votos proyectados al 100%, elaborado por la empresa Ipsos Apoyo, Opinión y Mercado Bolivia, el 57,7% de la población habilitada para la consulta en La Paz votó por el 'No' a la continuidad de Paredes, en tanto que solamente el 42,3% le dio su apoyo al sufragar por el 'Sí'.

No obstante, esta última cifra es superior a la que obtuvo en los comicios prefecturales de 2005, cuando consiguió el 37,9% de apoyo. Es decir que, pese a que Paredes fue revocado en el plebiscito de ayer, el respaldo que recibió en esta oportunidad es superior al de hace dos años y medio.

"Estoy consciente de lo injusto y desigual de la pelea, pero dije que aceptaré el resultado", afirmó anoche Paredes en una rueda de prensa tras conocer los datos. De acuerdo con las proyecciones de voto que presentó ante los medios, el porcentaje de personas que lo apoyó este domingo representa alrededor de medio millón de votos.

"Sigo siendo el prefecto que mayor cantidad de votos tiene en todo el país, después de la votación de Evo Morales", precisó el prefecto revocado. Aunque su gestión se concentró en la ejecución de obras para las zonas rurales, en estas regiones, el 81,7% decidió que debía dejar el cargo, al igual que en las áreas urbanas, con el 48,3%.

En el caso de la ciudad de La Paz, la capital del país, el 63% votó a favor de que se quedara, mientras que en El Alto, la ciudad donde fue alcalde durante seis años, el 62,7% de los electores optó por el 'No', según informa la prensa local, de la que se hace eco Europa Press.

Paredes fue designado en el cargo el 23 de enero de 2006, mediante decreto supremo, por el presidente Evo Morales. El 18 de diciembre de 2005 ganó las elecciones en La Paz, con el 37,99% de los votos. Como el propio prefecto explicó, dejará el cargo una vez que Morales designe a un interino en su lugar, tras dos años y medio de gestión.