1 de octubre de 2008

Bolivia.- Los prefectos opositores abandonan "temporalmente" el diálogo con el Gobierno

LA PAZ, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los prefectos opositores decidieron hoy abandonar "temporalmente" del diálogo con el Gobierno, en "protesta" de la detención del dirigente cívico del departamento de Tarija, Jorge Vaca, como principal sospecho del atentado contra el gasoducto Yacuiba-Río Grande del pasado 10 de septiembre, según informó la agencia boliviana de noticias (ABI).

Fue el prefecto de Tarija, Mario Cossío, quien anunció la decisión en nombre de los demás prefectos que participan en el diálogo en Cochabamba, el de Beni, Ernesto Suárez Sattori; el de Santa Cruz, Rubén Costas; y el de Chuquisaca, Savina Cuellar. Cossío indicó que tras el arresto de Vaca "es necesario hacer un alto y reestablecer las condiciones para avanzar en el proceso de diálogo".

Según, Cossío la detención "viola" uno de los puntos del acuerdo suscrito con las principales autoridades nacionales el pasado 16 de septiembre que dio lugar al proceso de diálogo, inaugurado el 18 de septiembre, por lo que solicitó al presidente, Evo Morales, manifestarse al respecto.

Por su parte, desde La Paz, el ministro de Gobierno, Alfredo Rada, señaló que Vaca fue detenido dentro de la ley, y alegó que poseen pruebas de la participación de éste en atentados terroristas contra gasoductos. El ministro insistió en que el arresto se realizó de la forma correcta, y que no se trató de un "secuestro" como aseguran algunos medios nacionales de prensa.

Cossío advirtió de que mientras el Gobierno Nacional "no reconduzca" su actuación en este caso y no dé respuestas específicas a las demandas de "los cuatro departamentos que hemos participado de este proceso de diálogo, hemos decidido suspender temporalmente nuestra participación en las mesas de trabajo".

Las mesas de trabajo son el instrumento habilitado para el diálogo orientado a buscar mecanismos para compatibilizar la nueva Constitución con las demandas de autonomía de los departamentos, y la distribución de los recursos del Impuesto Directo de Hidrocarburos (IDH).

Antes de la decisión de los prefectos opositores, el ministro de Desarrollo Rural, Carlos Romero, destacó que los avances logrados en el diálogo podrían llevar a alcanzar un principio de acuerdo el próximo domingo. Sin embargo, la inesperada situación podría poner en peligro la negociación entre el Gobierno y prefectos opositores.

No obstante, Cossío insistió en que los prefectos no quieren que se "rompa el diálogo" y por ello dijo que "seguiremos aquí, en Cochabamba, esperando una repuesta del Presidente". Además, indicó que han solicitado una reunión con representantes de la comunidad internacional que participaro en el diálogo para expresar "nuestra preocupación" y para que "ayuden a salvar el diálogo nacional".

PROBLEMAS DE ABASTECIMIENTO

El pasado 10 de septiembre, la válvula del gasoducto Yacuiba-Río Grande, que transporta el gas hasta Brasil, fue violentada con una explosión. Debido al daño, Bolivia exportó menos volumen de gas natural, y además resultó afectado el abastecimiento interno, lo que ha despertado rumores que apuntan a un boicot a las regiones orientales.

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, rechazó las acusaciones de boicot y explicó que la falta de gas licuado de petróleo (GLP), gasolina y diesel en el territorio nacional es por causa del atentado terrorista al gasoducto de Yacuiba y el cierre de válvulas en las refinerías de Palmasola y Valle Hermoso por cívicos que forman parte del opositor Consejo Nacional Democrático (Conalde).

"El daño que le han hecho los terroristas, los destructores y criminales de ductos va a tardar días en ser reparados, no se olviden que han destruido válvulas, han destruido ductos, han afectado a todo el sistema de distribución, han reducido volúmenes de petróleo en nuestra refinería de Palmasola y en la refinería de Valle Hermoso", manifestó el vicepresidente.