4 de mayo de 2006

Bolivia.- Rajoy dice a Zapatero que el problema no se arregla con "diálogo" y reclama que llame a consulta al embajador

Dice que la negativa del Gobierno a la OPA de E.ON hace indefendible ahora la situación de las empresas españolas en Bolivia

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, replicó hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que los problemas derivados de la decisión de Bolivia de nacionalizar los hidrocarburos del país no se arregla con "diálogo", sino exigiendo que se respeten las reglas del juego y la "seguridad jurídica" de las empresas. Además, reclamó que se llame a consulta al embajador español.

"Me resulta sorprendente que el Gobierno no haya llamado al embajador de España en Bolivia --subrayó--. La obligación del Gobierno es defender el interés de las empresas españolas, que tienen dueños españoles, trabajadores y accionistas españoles y que dan beneficio en España. No se trata de dialogar, como dice el presidente Zapatero, sino de exigir que se cumplan las leyes, que haya seguridad jurídica y que se cumplan los compromisos".

MORALES Y LA OPA DE E.ON

En declaraciones a Radio Intereconomía recogidas por Europa Press, Rajoy relacionó también la decisión adoptada por el presidente boliviano, Evo Morales, con la oposición del Ejecutivo español a que una empresa alemana como E.ON pudiera lanzar una OPA sobre Endesa.

"Con argumentos como los del señor Rodríguez Zapatero, la posición de nuestras empresas en Bolivia es indefendible --sentenció--. Si el señor no quiere que entre aquí una empresa alemana, ¿cómo puede quejarse de que una empresa española se nacionalice en Bolivia?".

Para el líder de los 'populares', el anuncio de Morales de que nacionalizará sus hidrocarburos y las repercusiones que dicha decisión tendrá para las compañías españolas del sector es "la inequívoca demostración de los errores" que, en su opinión, está cometiendo el Gobierno en política exterior y economía. "El asunto de Bolivia es lisa y llanamente la expresión gráfica de la política exterior española de los dos últimos años", insistió.

EL SIGUIENTE PODRÍA SER KIRCHNER

Tras criticar duramente la medida que quiere tomar Morales --"un señor que nacionaliza y vulnera las reglas de juego, cargándose el principio de seguridad jurídica de una empresa española"--, Rajoy aseveró que el Gobierno brasileño ha sido "mucho más contundente" que el español a la hora de reivindicar sus derechos.

"El señor Zapatero es siempre fuerte con los débiles pero con los que no son débiles, pues traga, dicho sea con todos los respetos", destacó, añadiendo un aviso para el Ejecutivo socialista: "El siguiente puede ser Kirchner y eso sería peor todavía", dijo en referencia al presidente argentino, Néstor Kirchner, y los contenciosos que varias empresas españolas tienen aún pendientes de resolver en este país.

En este contexto, se refirió también a la dependencia del petróleo que tiene España para garantizar su suficiencia energética y recordó que el Gobierno socialista afirmó que abriría una ronda de contactos con los partidos políticos para abordar este asunto. "Por el momento no se ha dirigido al PP", apostilló.