25 de junio de 2012

Bolivia revela una conversación entre los policías amotinados

LA PAZ, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno de Bolivia ha revelado este domingo el contenido de una conversación entre los policías que desde hace cuatro días están amotinados en las comisarías del país en demanda de mejores condiciones laborales, en la que planean llevar a cabo un golpe de Estado.

   En una rueda de prensa, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, ha indicado que en una conversación que tuvo lugar el pasado sábado entre las 11.30 y 13.30 horas a través de la radio policial, los agentes hablan de "generar" un golpe de Estado.

   Además, los interlocutores acuerdan "limpiar" a Romero, al que acusan de obstaculizar las negociaciones entre policías y Gobierno por rechazar cuatro de los ocho puntos de los que consta el borrador del acuerdo.

   Los policías también deciden "preparar cócteles molotov para atacar a 'los plomos', es decir, los miembros de las Fuerzas Armadas que están custodiando el Palacio de Gobierno", así como dejar sin vigilancia la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro, ubicada en La Paz.

   Por ello, Romero ha advertido de que hay "elementos" que están intentando utilizar las "legítimas" reivindicaciones de los policías "para construir un movimiento conspirativo y desestabilizador con el fin de alterar el orden institucional" del país.

   "Ese es un elemento que nos ha provocado preocupación. Lo que pase en las siguientes horas y días va ir definiendo las responsabilidades históricas de unos y otros", ha dicho, en declaraciones recogidas por la Agencia Boliviana de Información (ABI).

   Por su parte, el presidente boliviano, Evo Morales, ha confirmado la denuncia de Romero. "Algunas personas están utilizando a los hermanos policías para preparar un golpe de Estado, matar al ministro de Gobierno y enfrentar a las Fuerzas Armadas", ha aseverado.

   En concreto, Morales ha acusado a los sectores conservadores. "La derecha está buscando muertos, pero nosotros no vamos a prestarnos a eso", ha dicho el mandatario, al tiempo que ha instado a la población a "defender el proceso democrático, hasta las últimas consecuencias".

   El pasado viernes, cientos de policías se amotinaron en las comisarías de todo el país para exigir una subida salarial y la entrega de mejores equipos para desarrollar su trabajo. Desde entonces, se han vivido varios enfrentamientos entre los policías y los militares, que protegen al Gobierno.

   Morales ha pedido a los policías que "reflexionen" sobre su actuación de estos cuatro días. "Mientras nos piden equipos, como camionetas, motos, catres y colchones, les hemos visto quemar colchones, ordenadores y documentos", ha apuntado.

   Además, ha recordado que durante sus doce años de mandato el cuerpo de seguridad ha duplicado sus ingresos y ha aumentado su parque móvil, "algo sin parangón con otros Gobiernos".