23 de septiembre de 2008

Bolivia/UE.- Bolivia reclama a la UE un compromiso "más fuerte" con los procesos democráticos en Sudamérica

BRUSELAS, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Bolivia ante la Unión Europea, Christian Inchauste, reclamó hoy un compromiso "más fuerte" de la UE para el fortalecimiento y apoyo de los procesos democráticos en Sudamérica y lamentó la "escueta" reacción de los Veintisiete tras los actos de violencia registrados en su país.

"Hemos tenido un brote de fascismo bastante fuerte en el departamento de Pando (norte) y creo que una condena al fascismo desde Europa hubiera sido bien recibida", afirmó el embajador en rueda de prensa ofrecida en la sede en Bruselas del Parlamento Europeo.

En su comparecencia ante los medios, Inchauste alertó de que "con lo que ha sucedido estas últimas semanas, se está jugando la suerte del Cono Sur, quizá de Sudamérica, para los próximos 20 años". "Cualquier quiebre en el Estado de derecho, no lo duden, va a impactar al resto de la región", insistió más tarde.

A juico de Inchauste, la respuesta de la presidencia francesa de la UE, que el pasado 12 de septiembre envió un comunicado de dos párrafos para lamentar los actos de violencia, fue "bastante escueta". En este sentido, admitió que "desde el punto de vista de Bolivia y de Sudamérica" esperaron una reacción que mostrara "un poquito más de actitud". "Los hechos que han sucedido (en Bolivia) han sido sumamente graves, estamos hablando de un intento de rebelión de extrema derecha conjugado con masacres a campesinos, incluidos mujeres y niños", explicó.

El embajador boliviano ante la UE estuvo acompañado en su comparecencia ante los medios por el eurodiputado de Izquierda Unida y vicepresidente de la Asamblea Parlamentaria UE-América Latina (EUROLAT), Willy Meyer, y por el eurodiputado de Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV), Raül Romeva. Ambos expresaron su "condena enérgica" a todos los actos de violencia llevados a cabo "para vulnerar el Estado de derecho y el proceso de refundación constitucional del Estado de Bolivia".

Romeva calificó de "triste" y "lamentable" el uso de la fuerza por parte de "algunos grupos con intereses muy particulares" en contra del Gobierno de Evo Morales y consideró que, ante una situación de "claros intentos de golpe civil al gobierno legítimamente elegido", es necesario "manifestar públicamente de qué lado estamos cada uno".

El eurodiputado de ICV destacó que se esté construyendo "una realidad nueva" en Bolivia "después de muchos años de una situación complicada" y confió en que los últimos acontecimientos se queden en "intentos frustrados de 'golpicidio'" y que haya una investigación de los hechos para "depurar responsabilidades", para saber "quién ha estado detrás" y para que haya una "asunción de esas responsabilidades".

Por su parte, Meyer aseguró que van a ser "muy exigentes" con las instituciones europeas (Comisión Europea, Consejo y Eurocámara) para "cerrar filas en torno a los procesos constituyentes, a la legalidad de los Estados" y "reclamar una solución como la que reclama el presidente Morales, que se circunscriba exactamente a la legalidad y a la voluntad del pueblo boliviano".

"Cualquier intento de subvertir esa realidad debe de merecer una respuesta inmediata y contundente de toda la diplomacia europea, apoyando claramente todo el proceso que está siendo refrendado por el pueblo de Bolivia", subrayó Meyer. La delegación europea de Eurolat se reunirá esta semana, según señaló el eurodiputado, en donde planteará que se adopte un "posicionamiento contundente" sobre la cuestión.

Europa ha de ser "muy, muy exigente" con el diálogo político que defiende como uno de los pilares para las relaciones con los países latinoamericanos y, por tanto, ha de "aparecer como un valedor de la voluntad expresada en las urnas", reclamó Meyer.