27 de agosto de 2007

Bolivia.- El vicepresidente de Bolivia apoya una cumbre de movimientos sociales para respaldar la Asamblea Constituyente

LA PAZ, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera dio ayer su apoyo a que se establezca una cumbre de movimientos sociales que sirvan de respaldo a la Asamblea Constituyente, la cual consideró que es el mejor escenario democrático para llevar a cabo las transformaciones que piden los bolivianos.

García de Linera afirmó que es innecesario realizar una cumbre política o de unidad, como propusieron los sectores de empresarios y políticos de la oposición, con la intención de solventar el tema de la capitalidad, bien mantener La paz, o bien, que vuelva a Sucre.

"La Asamblea es el escenario natural para buscar el pacto", dijo vicepresidente boliviano, que aseguró que una cumbre social que respalde el evento es una iniciativa que cuenta con la simpatía del Gobierno.

Los movimientos sociales aprobaron el viernes pasado la creación de una cumbre social-cultural el próximo 10 de septiembre en la ciudad de Sucre. También calificaron de acto "político" la huelga y movilizaciones anunciadas por las provincias del este del país, conocido como 'media luna'.

"Sería una idea excelente, porque son ellos los que enriquecieron la democracia, la defendieron, enfrentaron a los gobiernos nefastos, apuntalaron y propusieron la Asamblea Constituyente. Si es una cumbre para defender la Asamblea es una buena idea para mostrar que Bolivia apuesta de manera irremediable por la democracia", afirmó García de Linera en declaraciones a la emisora boliviana Red Patria Nueva.

El tema de la capitalidad, según el vicepresidente, está siendo empleado como mecanismo para "boicotear" a la Constituyente, por lo que pidió ayudar a salvar la Asamblea y tratar de evitar que "la derecha frene este proceso".

"Tenemos que salvar a la Asamblea Constituyente. No puede ser que la derecha fascista y racista que ha empezado a levantar cabeza" frene este proceso, dijo García Linera que añadió que no se puede permitir que los intereses de la derecha se impongan sobre Bolivia. Además, destacó que la Asamblea Constituyente es "la gran esperanza de los bolivianos" para construir un nuevo Estado en el que todos los grupos se sientan reconocidos.

"No debemos rendirnos, no debemos caer bajo el chantaje de la derecha, hay que conminarlos a un trabajo hacia el consenso, al diálogo y a la concertación", insistió el vicepresidente.