23 de octubre de 2006

Bolivia.- El vicepresidente cancela su viaje de octubre a España a la espera de un encuentro Zapatero-Morales en Uruguay

La Paz ha insistido en los últimos días que no ampliará el plazo de la negociación más allá del próximo viernes

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, no vendrá finalmente a España en octubre para hablar de las negociaciones del Ejecutivo de La Paz con Repsol-YPF tras la nacionalización de hidrocarburos, en previsión de que se produzca un encuentro entre el presidente boliviano, Evo Morales, y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la próxima Cumbre Iberoamericana de los días 3, 4 y 5 de noviembre en Montevideo (Uruguay), según informaron fuentes diplomáticas bolivianas a Europa Press.

La vicepresidenta española del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, explicó durante su visita a La Paz a principios de agosto que García Linera viajaría a España en la primera quincena de octubre coincidiendo con la última fase de las auditorías ordenadas por el Gobierno de Evo Morales a las petroleras extranjeras.

Sin embargo, el vicepresidente boliviano ha declinado viajar a España a la espera de que Zapatero y Morales aborden este tema en algún momento de la Cumbre Iberoamericana. Por ello, se desplazaría únicamente en noviembre a la capital española si ambos Gobiernos lo deciden así.

El Gobierno boliviano ha insistido en los últimos días en que no ampliará el plazo de la negociación más allá del 28 de octubre, es decir del próximo viernes, por lo que un eventual encuentro entre Zapatero y Morales en Montevideo se producirá después de las conversaciones.

Madrid y La Paz acordaron en mayo en Viena los términos de dicha negociación en una carta firmada por Morales a la delegación española y que contó con el respaldo del Ejecutivo español.

En la misiva se expresó el "sincero reconocimiento" de Bolivia por el "respeto que el Gobierno de España otorga a aquellas decisiones políticas adoptadas por Gobiernos soberanos y democráticamente elegidos". El país andino dijo que, al igual que España, quería que el plazo de 180 días dado a las empresas para renegociar los contratos sirva para que exista "una verdadera y duradera seguridad jurídica para las empresas".

Además, Morales afirmó estar "totalmente de acuerdo" con el Gobierno español en que la negociación debe tener un "carácter bilateral entre las empresas extranjeras y el Estado boliviano" y añadió que en ese marco veía como algo "muy positivo el acompañamiento del Gobierno de España".

COMPRA DE TRES AVIONES C-212

Por otro lado, el Gobierno boliviano se plantea solicitar a España la compra de tres aviones C-212 'Aviocar' a finales de octubre coincidiendo con el final del plazo de 180 días que tiene el Ejecutivo de Evo Morales para negociar con empresas extranjeras como Repsol-YPF el decreto de nacionalización de hidrocarburos.

Los días 30 de octubre y 1 de noviembre se celebrará en La Paz una reunión de la Comisión Mixta de los Ministerios de Defensa español y boliviano. Las autoridades del país andino indicaron a finales de julio que estas aeronaves de transporte de EADS-CASA reforzarían la capacidad gubernamental para combatir desastres naturales y serían ensamblados en territorio boliviano.

El C-212 Aviocar, el 'hermano pequeño' del C-295, es un avión biturbohelice de transporte militar ligero, con capacidad para tres toneladas de carga y con un robusto tren de aterrizaje que le permite despegar y tomar tierra en distancias cortas y en pistas de tierra.

Se trata de un modelo multifuncional, que presta servicio actualmente en ocho países y del que EADS-CASA ha vendido más de 470 unidades, puede trasladar 25 efectivos y, en su versión de evacuación aeromédica, tiene capacidad para doce camillas y cuatro asientos. Su versión de patrulla marítima está dotada de un potente sistema de radar y sus motores tienen mayor potencia que los del resto de la gama.

La Fuerza Aérea española tiene una larga experiencia con estas aeronaves, que comenzó a utilizar en 1974 y que dedica a misiones de enseñanza, adiestramiento paracaidista, fotografía y topografía, transporte de personalidades, vigilancia marítima y rescate y traslado de mercancías y armamento.

Varios países iberoamericanos han adquirido unidades de diferentes versiones del C-212 tanto por sus capacidades como por su bajo coste de adquisición y mantenimiento, como es el caso de las Fuerzas Aéreas de México, Argentina y Chile. El pasado año, el Gobierno español cedió varios C-212 Aviocar al Ministerio de Defensa de Colombia por un precio simbólico para su uso en evacuación aeromédica y esta podría ser la fórmula elegida por Madrid y La Paz en este caso.