3 de mayo de 2006

Bolivia.- Zapatero apuesta por "esfuerzo político y diplomático" y admite que la nacionalización puede traer "problemas"

Apuesta por escuchar al Ejecutivo boliviano para ver su posición de oferta con Repsol y de qué "condición de socio" habla

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, subrayó hoy que Bolivia es un país de la comunidad latinoamericana y que "la guía" que marcará ante la nacionalización de los hidrocarburos de este país, que afecta a empresas españolas es "el esfuerzo político y diplomático". "Es lo que corresponde y lo que vamos a hacer", remarcó.

En conversación informal con periodistas en la conmemoración del 75 aniversario de FETE-UGT, el jefe del Ejecutivo calificó esta polémica de "problema puntual" y "conflicto" y llamó a "esperar", subrayando que hay "180 días de plazo", en referencia al periodo que el Gobierno boliviano ha dado a las empresas extranjeras para adaptar sus contratos a la nueva situación.

"Es verdad que la decisión puede plantear problemas", admitió Zapatero, que afirmó no creer que se trate de un varapalo como "ha dicho el PP". Cuando se le preguntó si el Gobierno español se plantea alguna represalia, se limitó a apostar por el diálogo. "Vamos a hablar, que es lo que hay que hacer", aseguró.

NO AFECTARÁ A AYUDA.

En cualquier caso, dijo que "en absoluto" este tema afectará a la ayuda oficial al desarrollo española a Bolivia. "La gente que necesita educación y salidas va a tener siempre a España al lado más allá del conflicto", remarcó.

Recordó que el "pueblo de Bolivia tiene muchas necesidades". "Puede haber problemas puntuales como tenemos ahora, pero mi deseo es que los ciudadanos de Bolivia tengan un horizonte de esperanza", aseveró.

Zapatero reconoció que la decisión del Ejecutivo boliviano estaba en "el programa electoral" y que el Gobierno español era "consciente" de ello. "Otra cuestión distinta es el momento o la característica en que se iba a hacer la nacionalización", comentó.

El presidente del Gobierno español no cree que la medida tenga "nada que ver" con la reciente reunión del presidente boliviano Evo Morales con los mandatarios cubano y venezolano, Fidel Castro, y Hugo Chavez, respectivamente.

CONDICIÓN DE SOCIO.

Zapatero confirmó que su Ejecutivo está en contacto con las empresas españolas con intereses en el país andino, que reclaman que se mantenga la "línea de apoyo e intermediación" con los Gobiernos. "Es justamente lo que se está haciendo", adujo.

Indicó que lo "primero" es "escuchar" al Gobierno de Bolivia para ver "la posición de oferta con las empresas" y concretamente con Repsol YPF, esto es, para conocer "cuál es la condición de socio de la que hablamos".

Asimismo, subrayó que existe "interés" en que empresas energéticas como Repsol puedan hacer un "trabajo" que sea "beneficioso" para las propias compañías españolas pero también para el país.

El jefe del Ejecutivo consideró "previsible" que converse con el presidente boliviano. A este respecto, recordó que la próxima semana se celebrará en Viena la Cumbre UE-América Latina Caribe y que en ella tendrá oportunidad de hablar "con todos o casi todos". También confirmó que el jefe de la Diplomacia española, Miguel Angel Moratinos, dialogó ayer martes con Morales.

CONVERSACIÓN CON CHAVEZ.

Además, el presidente confirmó que también ayer mantuvo una conversación "breve" con el mandatario venezolano, Hugo Chávez en la que trató este tema.

Zapatero indicó que Chavez le llamó para hablar sobre indemnizaciones a ciudadanos españoles que vieron expropiadas sus tierras en este país, pero que también charlaron de petróleo y de Bolivia.

Según comentó Zapatero a los periodistas, Chavez le indicó que conocía que se iba a producir la nacionalización y que, desde el punto de vista del presidente venezolano, había "posibilidades para llegar a un acuerdo".