4 de marzo de 2008

Brasil/Argentina/Cuba.- Los ministros de Brasil, Argentina y Cuba hablan en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

GINEBRA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario especial de Derechos Humanos de Brasil, Paulo Vannuchi, el ministro de Relaciones Exteriores argentino, Jorge Taiana y l ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Felipe Pérez Roque, hablaron anoche, hora local (madrugada de hoy, hora peninsular) ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Vannuchi afirmó que su país ha cumplido, a mitad de plazo, con uno de los ocho objetivos del Milenio. "Entre 2003 y 2005, cerca de 10 millones de brasileños superaron la línea de la pobreza y 7 millones más salieron de la indigencia", aseguro en la sesión del Consejo.

Además, el secretario brasileño añadió que también animan a su país los resultados positivos que ha logrado en la lucha contra violaciones de los Derechos Humanos en las áreas de seguridad pública, sistema carcelario y violencia en el campo, entre otras.

ARGENTINA Y CUBA

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores argentino solicitó la ratificación de la Convención Internacional de la ONU para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.

Taiana recordó que Argentina fue el primer país iberoamericano en hacerlo y anuncio que piensa organizar en la sede de la ONU en Nueva York un evento para promover su ratificación universal. Otro de los oradores de la jornada fue el ministro de Roque, quien reiteró el compromiso de su país con el Consejo de Derechos Humanos.

El ministro de Exteriores cubano expresó su esperanza de que el organismo sea distinto a su antecesor. "¿Esta ya asegurado que el nuevo Consejo será distinto que la vieja comisión?, no. Es ahora cuando el consejo enfrentará la verdadera prueba de fuego, la legitimidad del consejo dependerá en medida importante en como termine funcionando el mecanismo de examen periódico universal"

Pérez Roque subrayó el canciller cubano que el Consejo deberá funcionar en el más estricto respeto a los principios de objetividad, imparcialidad y no selectividad, de lo contrario, vaticinó, será un rotundo fracaso.