7 de diciembre de 2006

Brasil.- Las autoridades brasileñas levantan la orden de cancelación de vuelos en los tres aeropuertos afectados

SAO PAULO, 7 Dic. (EP/AP) -

Las autoridades levantaron este miércoles la prohibición de despegar en tres aeropuertos grandes de Brasil tras resolver un problema de comunicaciones que obligó a suspender las actividades aéreas y causando un gran caos entre los pasajeros, que sufrieron importantes retrasos en sus vuelos.

Las aerolíneas brasileñas suspendieron la venta de billetes hasta que se normalizase la situación y todos los pasajeros que tuvieron que pasar la noche en los aeropuertos, según informó la agencia brasileña de noticias 'Estado'.

Las consecuencias de la cancelación se notaron en la bolsa, donde los inversores vendieron acciones de las dos principales aerolíneas del país, preocupados por el impacto económico sobre éstas, pero ambas empresas recuperaron posteriormente el terreno perdido.

Las autoridades ordenaron la suspensión de los despegues el martes por la noche, después de que un sistema de comunicaciones se averiara, dificultando que los controladores se comunicaran con los pilotos y creando una situación caótica.

Las autoridades permitieron que aterrizaran aviones en los tres aeropuertos y casi todos los vuelos internacionales que parten de Sao Paulo despegaron de otra terminal no afectada por la orden del gobierno. Sin embargo, los aeropuertos de Belo Horizonte y Brasilia también gestionan vuelos internacionales y todos los despegues desde esas terminales fueron prohibidos.

FALLO EN EL SISTEMA

El problema comenzó cuando un sistema de comunicaciones en Brasilia se estropeó, por causas aún desconocidas, lo cual redujo el número de frecuencias de radio disponibles y dificultó a los controladores aéreos comunicarse con los pilotos de vuelos comerciales en algunas de las líneas más activos de Brasil, según informó la agencia oficial de noticias Agencia Brasil.

La policía federal rechazó la posibilidad de un sabotaje, al señalar que el problema parecía ser técnico y que solamente se realizaría una investigación si así lo pide el Ejército de Brasil, que maneja el control de tráfico aéreo de la nación más grande Latinoamérica.

La avería causó inicialmente fuertes retrasos durante mañana del martes, forzando a muchos pasajeros a dormir en los aeropuertos. Después, las autoridades decidieron cancelar todos los vuelos de las tres terminales hasta que se repare el sistema de comunicaciones.