15 de julio de 2016

Brasil.- Brasil revisa la seguridad de los JJOO de Río tras el atentado en Niza

Brasil.- Brasil revisa la seguridad de los JJOO de Río tras el atentado en Niza
REUTERS

MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente brasileño, Michel Temer, ha ordenado revisar el dispositivo de seguridad preparado para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que tendrán lugar entre el 5 y el 21 de agosto, tras el atentado perpetrado el jueves en Niza, que ha dejado 84 muertos.

"El atentado en Niza también nos preocupa. Hemos analizado los hecho y sacado algunas lecciones. Vamos a tener que revisar los procedimientos", ha dicho en una rueda de prensa desde el Palacio de Planalto el ministro de Defensa, Raul Jungmann.

Jungmann ha afirmado que esta revisión permitirá "tener una seguridad mucho más rígida" durante el evento deportivo. "Aunque puede ocasionar algún trastorno para las personas es por su bien", ha admitido, pidiendo comprensión a los vecinos cariocas.

Por su parte, el responsable de Seguridad Institucional, Sergio Etchegoyen, ha revelado que un representante de los servicios de inteligencia brasileños está viajando en estos momentos a Francia para recibir información.

Etchegoyen ha querido aclarar, no obstante, que la revisión de seguridad se debe no a que el plan esté más hecho, sino porque "tenemos la obligación, tras lo que acaba de pasar, de identificar lagunas", según informa 'O Globo'.

"La primera gran lección de la tragedia (en Niza) es la simplicidad logística. Un camión no es un arma, no se trafica con un camión, no se cruza la frontera escondiendo un camión, y aún así fue usado como un arma terrible", ha destacado.

El ministro de Deporte, Leonardo Picciani, ha insistido en la idea de que "todo está preparado" para los Juegos Olímpicos. Unos 85.000 efectivos, entre policías, militares y otros agentes, velarán por la seguridad en Río, el doble del contingente usado en Londres 2012.

Además, Río se ha convertido en la sede de un centro antiterrorista que cuenta con expertos de varios países, incluidos españoles, para asesorar en cuestiones de seguridad a las autoridades locales ante el temor de que haya un gran atentado.