27 de diciembre de 2013

Dilma Rousseff aprovechará la reforma ministerial para ampliar su exposición en los medios

Dilma Rousseff aprovechará la reforma ministerial para ampliar su exposición en los medios
REUTERS

BRASILIA, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que programa una reforma ministerial pasado el carnaval, planea usar esa iniciativa para ampliar su exposición en radio y televisión en la campaña electoral de 2014, cuando buscará su reelección en el cargo.

Según informa el diario brasileño 'Folha de Sao Paulo', Rousseff ha definido con ayuda de sus consejeros que uno de los pilares de su estrategia electoral sea asegurarse la mitad del tiempo previsto para la propaganda de los candidatos en radio y televisión. Para ello, pretende coaligarse con doce partidos que pueden garantizarle unos doce minutos en cada bloque de 25 minutos de propaganda, sumando así el 49 por ciento del espacio electoral.

Cuatro de estos 12 minutos podrán ser asegurados con la adhesión de cuatro siglas partidarias que deben ser contempladas con puestos en la reforma ministerial.

Siglas como PSD, PTB y PP, que ya forman parte del Gobierno de Rousseff, pretenden aumentar su espacio, además del recién creado Pros, del Gobernador de Ceará, Cid Gomes, que también puede ser atraído al bloque.

La legislación electoral brasileña prevé la división del tiempo de propaganda conforme el tamaño de las bancadas de los partidos en la Cámara de Diputados. En caso de que la presidenta consiga coaligarse, este sería el mayor tiempo de exposición de un candidato en la historia del país sudamericano. El récord actual es del expresidente Fernando Henrique Cardoso, reelegido en 1998 con un 47 por ciento del tiempo total en televisión.

Los programas electorales de 2014 tienen fecha prevista para exhibición del 19 de agosto a 2 de octubre, tres días antes de la primera vuelta de las elecciones.

"Hice, hago y lo haré, más y mejor", así se refería el presidente del Partido de los Trabajadores, Rui Falcao, en un evento reciente de su partido y es así que se cree que la mandataria debe basar su campaña para ganar la corrida presidencial, con pensamiento en el futuro para contraponer a sus adversarios.

Por otro lado, la segunda ventaja, según sus estrategas, es la agenda de Rousseff que prevé inauguraciones y eventos de programas federales que podrán apalancar votos. Además de la ayuda de Luiz Inácio Lula da Silva, que pretende salir en campaña por Rousseff a partir de marzo.

Entretanto, el Gobierno ve con temor los problemas con la inflación y el retorno de las manifestaciones con la llegada del Mundial de Fútbol, algo que podría complicar sus planes de reelección.

Para leer más