23 de mayo de 2007

Brasil.- El gobierno brasileño lanza un plan sobre bebidas alcohólicas que prohibe la venta de alcohol en carreteras

BRASILIA, 23 May. (EP/AP) -

El gobierno brasileño lanzó este miércoles una nueva política nacional sobre bebidas alcohólicas que tratará de prohibir la venta de alcohol en las carreteras así como la publicidad en televisión.

A través de un decreto, la nueva política fue elaborada por cuatro ministerios, entre los que destaca el de Salud, desde mayo de 2003.

Entre las medidas que se incluyen en el citado decreto, que aún deberá ser aprobado por el Congreso, figura la prohibición de bebidas alcohólicas en las carreteras en los 26 Estados y el distrito federal; una resolución para vetar la publicidad de cervezas, por ejemplo, en la televisión entre ocho de la mañana a las nueve de la noche; o la regulación de su contenido para evitar que se utilicen jóvenes o se asocie al deporte.

Entre las medidas que ya están en vigor destaca el aumento de las penas para delitos de homicidio culposo tras la ingesta de alcohol, actualmente castigado de dos a cuatro años de cárcel, pero que ahora el juez podrá elevar en más de un tercio.

El objetivo del nuevo conjunto de reglas es enfrentar problemas como la adicción y enfermedades relacionadas con el consumo de alcohol, así como reducir el número de accidentes de tráfico, según el ministro de Salud, José Gomes Temporao.

El titular de Salud indicó que entre los datos que maneja su despacho está un estudio del 2006 de la Asociación Brasileña de Medicina de Tráfico (Abramet) en cuatro grandes ciudades --Brasilia, Curitiba, Salvador y Recife-- que indicó que el 61 por ciento de las personas que sufrieron accidentes de tráfico habían consumido alcohol.

Además, dijo Temporao a los periodistas tras el acto en el palacio de gobierno, su despacho gastó entre 2002 y 2006 más de 40 millones de reales (unos 15,27 millones de euros) tanto en tratamientos a dependientes del alcohol como en atención en hospitales por uso excesivo de alcohol y drogas.

El ministerio de Salud estimó que para 2005, últimos datos disponibles, 74,5 por ciento de la población brasileña de 12 a 65 años consumió bebidas alcohólicas alguna vez en su vida, 38,3 por ciento lo hizo por lo menos cada mes, mientras 12,3 por ciento fueron calificados como "dependientes".

"La salud debe estar encima del comercio", dijo el ministro consultado sobre el sector industrial de la cerveza que por datos del su ministerio factura anualmente en Brasil 20.000 millones de reales (unos 7.633 millones de euros) y destina a publicidad 1.000 millones de reales (unos 381,7 millones de euros).

El ministro dijo carecer de una estimación sobre en cuánto podrían reducirse los accidentes viales en un año tras la aplicación de la nueva política. Sin embargo, dijo que en países como Portugal una mayor fiscalización en las carreteras y normas sobre el expendio lograron reducir en 2006 de 2.000 muertes por año a 800 muertes por año el número de víctimas por accidentes en carreteras.

"No estamos restringiendo el consumo de bebida alcohólica, ella es culturalmente aceptada. El mundo entero bebe, en Brasil se bebe...la estrategia del gobierno es de 'reducción de daños' y no de prohibición, sería un disparate proponer eso", dijo el ministro.