19 de noviembre de 2009

Brasil/Italia.- Lula tiene la última palabra sobre la extradición de Battisti, vinculado a las Brigadas Rojas

BRASILIA, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, tiene la última palabra sobre la extradición o no del antiguo guerrillero vinculado a las Brigadas Rojas italianas Cesare Battisti, cuya extradición a Italia fue aprobada este miércoles por el Tribunal Supremo Federal brasileño.

El Tribunal Supremo falló este miércoles a favor de la extradición por cinco votos frente a cuatro en contra. El cambio de voto a última hora del presidente de la institución judicial, Gilmar Mendes, fue determinante para aprobar su extradición.

Mendes justificó su cambio de voto al considerar que "no se puede atribuir los crímenes de sangre cometidos de forma premeditada el mismo carácter de crimen político".

Sin embargo, los magistrados del alto tribunal también respaldaron la autonomía y competencia del presidente del país para ratificar la concesión o no del estatus de refugiado político en el país, algo que impediría su extradición a Italia.

De acuerdo con un reportaje del rotativo 'Fohla', Lula busca una 'salida jurídica' para mantener al ex activista de Izquierdas en Brasil, después de que su Gobierno le concediera el pasado mes de enero el estatus de refugiado político. Battisti, preso en una cárcel de Brasilia desde 2007, permanecerá encarcelado en todo caso hasta que el Gobierno tome una decisión final.

El diario apunta a que el Gobierno brasileño busca ratificarse en la concesión del estatus de refugiado político en base a los argumentos utilizados por el ministro de Justicia en enero para aprobar entonces dicho estatus para Battisti, "fundado en el temor de persecución política" de ser extraditado a Italia.

Sin embargo, si el Gobierno no es capaz de encontrar una solución jurídica, Lula podría tener que aceptar su extradición para no dar la imagen de que hay un enfrentamiento directo entre los poderes judicial y ejecutivo porque, en sus siete años de mandato, nunca ha bloqueado una decisión del alto tribunal, de acuerdo con el citado diario.

El ex activista de izquierda de 55 años fue condenado en rebeldía por la Justicia italiana a cadena perpetua en 1993 por el asesinato de cuatro personas --Antonio Santoro, Lino Sabbadin, Andrea Campagna e Pierluigi Torregiani-- en la década de los 70, mientras Battisti era militante de la organización Proletários Armados pelo Comunismo (PAC), vinculado a las Brigadas Rojas.

Battisti, que lleva preso en Brasil desde 2007, inició una huelga de hambre días antes de que el Supremo comenzara a deliberar sobre su extradición, rechazada por el italiano. Aunque Battisti niega haber cometido éstos crímenes, su defensa mantiene que se trata de crímenes políticos ya prescritos.

ITALIA PIDE "RESPETO Y SERENIDAD"

El ministro de Asuntos Exteriores italiano, Franco Frattini, aseguró este miércoles que el Gobierno de Roma espera con "respeto y serenidad" la decisión final. "La última palabra ahora es política y nosotros esperamos con respeto y serenidad" la decisión final, explicó, en un comentario que dejó en la red social Facebook.

"Mi mente está con los familiares de las víctimas de Battisti que finalmente obtienen justicia", aseguró el jefe de la diplomacia italiana en un comunicado tras conocer la decisión del Supremo brasileño.

Lula se entrevistó con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, este lunes en Roma en los márgenes de la Cumbre sobre Seguridad Alimentaria de la ONU. Lula se comprometió entonces a respetar la decisión del tribunal brasileño si resultaba determinante, aunque éste ha avalado la competencia del presidente para que determine en última instancia concederle el estatus de refugiado político.