1 de enero de 2007

Brasil.- 'Lula' califica de "terrorismo" la ola de violencia en Rio de Janeiro

SAO PAULO, 1 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente brasileño, Luiz Inácio 'Lula' da Silva, aprovechó hoy su segundo discurso en la jornada de su toma de posesión para referirse a la ola de violencia que ha sacudido recientemente Rio de Janeiro, y que calificó de "terrorismo".

En el discurso, realizado en el Palacio del Planato, 'Lula' dijo que las acciones violentas sufridas en Rio y atribuidas a presos que no están de acuerdo con el sistema penintenciario, deben ser consideraras actos de "terrorismo", informó el diario 'O Folha'.

Dirigiéndose al gobernador de Rio, Sergio Cabral, 'Lula' indicó que esta "barbaridad no puede ser tratada como crimen común". "Es terrorismo y tiene que ser tratado con la mano fuerte del Estado brasileño", afirmó.

En este sentido, el presidente dijo que va a reunirse con el ministro de Justicia, Marcio Thomaz Bastos, para tratar el problema de la seguridad pública en Rio. "Cuando un jefe (del crimen organizado, desde la cárcel, da orden de matar a gente inocente, es una práctica de las más violentas que ya tuvieron lugar, y violan el derecho de salir de casa y volver más tarde", señaló.

Según 'Lula', lo que ocurrió en Rio es "resultado de la degradación de la sociedad causada por la crisis del juicio de valores".

Un total de 19 personas murieron durante los actos violentos en la capital del estado carioca, ocho de ellas quemadas dentro de un bus. Los incidentes tuvieron lugar entre la medianoche del pasado miércoles y el jueves.

Algunos responsables han explicado que las bandas --principalmente dedicadas al tráfico de drogas-- organizaron los atentados como una demostración de fuerza ante la llegada del nuevo Gobierno del estado de Río que asumió hoy mismo, y en el resto de las otras 26 gobernaciones brasileñas.

También han dicho que los atentados parecían una represalia de los grupos criminales contra supuestas milicias --que estarían integradas por policías en activo y retirados-- que han combatido a las bandas en los últimos meses y cobrarían dinero a los habitantes de las 'favelas' por protección.