17 de octubre de 2006

Brasil.- 'Lula' se compromete a no criticar a Alckmin pero ataca a los gobiernos de sus adversarios

BRASILIA, 17 Oct. (EP/AP) -

El presidente de Brasil, Luis Ignacio 'Lula' da Silva, se quejó ayer por la "bellaquería" en que se ha convertido la disputa política brasileña, defendió a su hijo mayor de los últimos criticas de la oposición y aseguró que no hará ataques personales ni a su contrincante, el socialdemócrata Geraldo Alckmin, ni a su familia.

Sin embargo, el mandatario brasileñó y candidato para la segunda vuelta del próximo 29 de octubre no escatimó en críticas hacia los gobiernos de sus adversarios. En una entrevista con el canal 'TV Cultura' divulgada ayer, 'Lula' dijo que no tenía un acuerdo con Alckmin para evitar los ataques personales.

"Yo no tengo acuerdos, tengo procedimientos y mi procedimiento es así desde 1989. No me pida nombrar a la mujer de un adversario, al hijo de un adversario", dijo 'Lula' refiriéndose a que desde su primera campaña presidencial en 1989 siempre evitó la crítica personal.

"No tocaré las cosas personales de mi adversario. No toqué las (del ex presidente Fernando) Collor, no toqué a (la del ex mandatario socialdemócrata) Fernando Henrique Cardoso, no toqué a (la del ex candidato presidencial José) Serra, y no voy a tocar a las de Alckmin", afirmó.

El presidente respondió así al ser consultado sobre denuncias que han surgido en torno a parientes como Fabio Luis Lula da Silva, el mayor de los cinco hijos del mandatario.

En medio de la oleada de denuncias de corrupción del año pasado, el semanario 'Veja' publicó en junio de 2005 un amplio reportaje en el que afirmaba que Fabio Luis estaba desempleado en 2003, pero a final de ese año ya tenía tres empresas de publicidad, propaganda y programas de juegos de vídeo, todas creadas con al menos cinco millones de reales (unos 1,75 millones de euros) en fondos inyectados por Telemar.

El problema, según el reportaje, era que Telemar es una de las mayores operadoras de telefonía de Brasil, en un servicio público entregado en concesión por el Estado, según el semanario, que calificó de "una impropiedad" que el hijo del mandatario tuviera empresas financiadas por una compañía concesionaria de servicios públicos.

Comisiones del Congreso investigaron el caso, pero hasta ahora no han informado de irregularidades. Todo fue investigado, dijo el presidente, "y no por gente amiga mía, sino por mis adversarios políticos".

"Yo no puedo asumir 'los dolores' de mi hijo. Si él se equivocó, él paga. Pero al mismo tiempo no puedo impedir que trabaje, si él quiere trabajar, que trabaje", aseguró.

La disputa política "en este país históricamente es bellaca, las personas utilizan los argumentos más absurdos posibles para intentar ganar la elección", se quejó.

Horas más tarde durante un acto electoral en Belém, en el estado amazónico de Pará, 'Lula' lanzó varios dardos sobre el grupo de Alckmin, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que se identifica con un ave tucán.

"Tenemos que estar atentos hasta el último minuto para que ellos (los socialdemócratas) no intenten ganar (la elección) en el tatami de combate", dijo 'Lula' citado en una nota de su comando de campaña.