22 de julio de 2010

Brasil.- Lula ratifica el Estatuto Racial, cuyo objetivo es corregir la discriminación histórica de la población negra

BRASILIA, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha ratificado el Estatuto para la Igualdad Racial, un texto con fuerza de ley cuyo principal objetivo es corregir la discriminación histórica que ha sufrido la población negra en materia de oportunidades y derechos.

La democracia brasileña "es más justa y representativa" con la entrada en vigor del Estatuto y ahora "somos todos un poco más negros, un poco más blancos, un poco más iguales", declaró Lula, citado por Prensa Latina, tras la ratificación de la nueva ley, celebrada el pasado martes. Alrededor de 90 millones de brasileños son de raza negra, descendientes de los africanos traídos a la fuerza como esclavos.

El texto fue propuesto inicialmente en 2000 por el entonces diputado

Paulo Paim, del Partido de los Trabajadores (PT-RS, el partido de Lula). En 2003, Paim se convirtió en senador y presentó de nuevo su proyecto ante la Cámara Alta. El Estatuto fue aprobado el 9 de septiembre de 2009 por la Cámara de Diputados y el pasado 16 de julio por el Senado.

Hasta su aprobación, el Estatuto fue objeto de más de diez años de debates en el Congreso Nacional, durante los cuales los diputados rechazaron las cuotas previstas para negros en las universidades y en la televisión y las películas y los senadores retiraron el incentivo fiscal para las empresas que contraten a personas de color y la cuota para los afrodescendientes en las listas electorales.

El Estatuto --que consta de 65 artículos-- establece que el Gobierno debe poner en marcha programas y medidas específicas para reducir la desigualdad racial, propone medidas de financiación para la adquisición de viviendas entre la población negra y pone en marcha un Sistema Nacional de Promoción de la Igualdad Racial (SINAPIR).

La nueva ley también convierte en obligatoria la asignatura de Historia de África, convierte a la capoeira en un deporte (con la consiguiente asignación de recursos) y autoriza la libre práctica de los cultos religiosos africanos.

Pese a las críticas hechas por algunas organizaciones de afrodescendientes por la eliminación de las cuotas previstas en el texto inicial del Estatuto, el mandatario subrayó que la población negra "no ha perdido nada, ha ganado, y mucho".

Además del Estatuto para la Igualdad Racial, el presidente brasileño firmó el proyecto de ley por el que se crea la Universidad Federal de la Integración Luso-Afro-Brasileña (UNILAB), que contribuirá a la formación académica de estudiantes de los países africanos socios de Brasil.