30 de junio de 2013

Brasil.- Miles de manifestantes llegan a las inmediaciones de Maracaná, sede de la final de la Copa Confederaciones

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 5.000 manifestantes se encuentran ya en las inmediaciones del estadio de Maracaná, en Río de Janeiro, donde se disputará la final de la Copa Confederaciones de fútbol entre Brasil y España este domingo. Por el momento, la manifestación ha mantenido sus protestas de forma pacífica a un kilómetro de del estadio, distancia protegida por la barrera de seguridad interpuesta por la Policía Militar.

La protesta ha congregando por el momento a unas 5.000 personas, según cifras de la Policía Militar, para protestar contra el coste de la celebración de la Copa Confederaciones coincidiendo con la final de la competición, que disputan las selecciones de Brasil y de España a las 19.00 horas, hora local (0.00 hora peninsular española).

Efectivos de la Policía acompañaron la marcha inicial, que ha discurrido pacíficamente desde la plaza Saens Peña, donde fueron convocados los asistentes a las 10.00 horas (15.00 hora peninsular española), hasta la barrera levantada por la Policía en la avenida Maracaná, a 1 kilómetro de la sede de la Copa Confederaciones, según el periódico brasileño 'Folha de Sao Paulo'.

La concentración fue organizada por el Comité Popular de la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos, muy crítico contra estos eventos deportivos y formado por entidades y organizaciones no gubernamentales como Justicia Global, Amnistía Internacional y otras organizaciones sin ánimo de lucro, así como la Universidad del Instituto de Política Urbana de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ).

Según testigos del lugar, la mayoría de los manifestantes permanecen en el lugar bajo un clima pacífico. Algunos cantan consignas acompañados de pitos y tambores, mientras que otros portan banderas del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y del Partido Socialista de los Trabajadores Unificado (PSTU), así como de movimientos sociales como el Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra (MST).

Brasil vive con intensidad una semana más de protestas cotra el gasto público excesivo dedicado a los preparativos para la Copa Confederaciones, el Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos de 2016.

Entre otras reclamaciones, los manifestantes exigen la cancelación inmediata de la privatización del estadio de Maracaná y el fin de las expropiaciones y los desalojos de los vecinos para la construcción de infraestructuras para estos eventos deportivos.