10 de septiembre de 2006

Brasil.-El minstro de Exteriores de Brasil afirma que EEUU "tiene la llave" para desbloquear las negociaciones de la OMC

RIO DE JANEIRO (AP)

El ministro de Exteriores brasileño, Celso Amorím afirmó que la "llave" para avanzar en las negociaciones de la Organización Mundial de Comercio está en manos de Estados Unidos, y que los suspendidos diálogos comerciales podrían reanudarse en noviembre.

"La llave para avanzar está en las manos de los americanos" si flexibilizan su postura sobre subsidios domésticos, dijo Amorím.

"Ya la posición europea tiene que ser mejorada en (el tema) del acceso a los mercados", agregó el ministro en una entrevista exclusiva publicada el domingo en el diario O Globo.

Las conversaciones de la llamada Ronda de Doha en la OMC frcasaron en julio en Ginebra precisamente por el tema agrícola y una ausencia de ofertas de los países industrializados, como Estados Unidos, en efectuar cortes profundos en las ayudas que entregan a sus productores.

Fue precisamente para discutir cómo reactivar esos diálogos que Brasil organizó en Río de Janeiro este fin de semana una ronda de conversaciones entre los 23 países miembros del G-20, un grupo de naciones en desarrollo que luchan por la eliminación de los subsidios agrícolas y el acceso de sus productos agrícolas a los mercados del mundo industrializado.

A la cita en Río también asisten altos representantes de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, así como el secretario general de la OMC, el francés Pascal Lamy. "Es un encuentro de casi 30 ministros que representan prácticamente todo el mundo. Pero la reunión no es para negociar. No hay nada que haya cambiado con respecto a julio", dijo Amorím.

El ministro indicó que "para Brasil podría haber una reanudación de las conversaciones (de la OMC) en noviembre. Si todo sale bien, hasta finales del 2007 da para cerrar las negociaciones".

Después de las elecciones legislativas de noviembre en Estados Unidos, "yo diría que el clima (para la negociación) mejora", aseguró.

Concentrados en sus campañas, es poco probable que los congresistas de Estados Unidos toquen temas tan sensibles como reducir y eliminar subsidios agrícolas para cultivadores estadounidenses de arroz y algodón, entre otros productos.

Amorím dijo además que dudaba que una vez que se reanudaran las conversaciones, el Congreso en Washington decidiera "asumir la responsabilidad de trabar la Ronda (de Doha)" al negar una extensión del permiso al poder ejecutivo para negociar acuerdos o el llamado "fast-track".