11 de octubre de 2006

Brasil.- Policía escucha el testimonio de Berzoini por el caso de presunta compra de informes contra socialdemócratas

BRASILIA, 11 Oct. (EP/AP) -

La policía quiere escuchar el testimonio del diputado Ricardo Berzoini, el que fuera ex director de la campaña de reelección del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, por el caso del escándalo de la frustrada negociación de compra de informes contra candidatos socialdemócratas.

El diputado Julio Delgado dio a conocer hoy esta información. Delgado se reunió esta semana con el inspector encargado del caso Diógenes Curado, quien lleva la investigación del escándalo en la ciudad de Cuiabá, capital del estado central de Mato Grosso.

"Berzoini era el jefe del grupo de evaluación de riesgo de comunicación (de la campaña), es natural que la policía desee escucharlo", dijo Delgado en conversación telefónica. "Pero de ahí a decir que Berzoini dio luz verde para la compra, no fue lo que dijo la policía" a la comisión de parlamentarios que se reunió el lunes en Cuiabá con el inspector, añadió.

Delgado rebatió los informes que publica la prensa brasileña hoy y que aseguran que Delgado afirma que Berzoini fue quien dio la luz verde para la compra y la recaudación de los fondos para adquirir el informe.

Sin embargo, agregó que tanto él como la policía piensan que "era muy difícil" que como presidente del partido y coordinador de la campaña, Berzoini desconociera todo sobre la truculenta operación de compra. Debido a su fuero como diputado, Berzoini tiene en su mano el privilegio de decidir la fecha y el lugar donde le escuchará la policía.

Berzoini pidió una licencia de su cargo como presidente del Partido de los Trabajadores (PT), de Lula, el pasado viernes y ya desde el 20 de septiembre había sido sustituido por Lula como director general de su campaña. En ambos cargos quedó de forma interina Marco Aurelio García, ex asesor de asuntos internacionales del presidente.

El ahora ex presidente del PT ha dicho que no tuvo ninguna relación con el caso que estalló el 15 de septiembre cuando dos miembros del partido fueron detenidos en un hotel de Sao Paulo con 770.000 dólares en efectivo, entre moneda local y divisas estadounidenses. Según la policía el dinero era para comprar datos y fotos que probaran actos de corrupción de un candidato socialdemócrata al Gobierno del estado de Sao Paulo.

Sigue sin aclararse el origen del dinero y el contenido del dossier, un escándalo que costó la cabeza de varios miembros de la campaña de Lula, incluyendo la de Berzoini.