29 de mayo de 2007

Brasil.- El presidente del Senado brasileño descarta renunciar para enfrentarse a las acusaciones de cobro de sobornos

BRASILIA, 29 May. (EP/AP) -

El presidente del Senado brasileño, Renan Calheiros, descartó hoy renunciar o pedir una excedencia en su cargo para enfrentar varias denuncias de presunta corrupción.

"No, no hay ninguna acusación. Ya yo hablé lo que tenía que hablar", dijo Calheiros a los periodistas en el Congreso cuando le preguntaron sobre si renunciaría al cargo de la presidencia de la cámara alta, que asumió en febrero.

"Yo entregué todos mis documentos, impuestos sobre la renta, absolutamente todo, no está faltando nada", añadió el senador, quien este lunes dijo durante un discurso en la Cámara que ha extendido copia de esos papeles a la dirección legislativa como prueba contra las acusaciones que sostienen que cobró sobornos de una empresa privada.

Calheiros, un veterano político de 51 años, --que ocupa el tercer puesto en el escalafón tras el presidente Lula Da Silva-- se encuentra bajo presión del Congreso y los medios de comunicación desde que la semana pasada, cuando fue acusado por una revista 'Veja' de recibir más de 8.000 dólares mensuales de la empresa privada de construcción, Mendes Junior, a cambio de favorecerle en la adjudicación de contratos públicos.

El senador sostuvo el lunes en su intervención ante el Senado que no ha recibido ningún soborno y explicó que su "pecado" fue mantener una relación extra matrimonial en 2004 y 2005 de la que nació una hija a la que paga un apartamento y la pensión correspondiente, a través de un amigo que actualmente trabaja en Mendes Junior para evitar que el asunto se conociera públicamente.

Calheiros dijo que los fondos usados en los pagos eran suyos, pero tanto parlamentarios como los medios de comunicación brasileños afirmaron que el sueldo de un senador --unos 12.800 reales brasileños (unos 4.780 euros)-- mensuales no llegan para cubrir esos gastos y que el presidente del Senado debe aún dar más explicaciones.

"Sería una buena idea que él se apartara (de la presidencia). Él no aclaró todas las dudas, tal vez sea investigado (por el congreso) y eso no es bueno, eso debilita la institución", dijo el senador Jefferson Peres.

El Consejo de Ética del Senado, integrado por 15 legisladores, se reunirá mañana miércoles para discutir el caso de Calheiros, un aliado clave del presidente Luiz Inacio Lula da Silva en el congreso.

El Consejo puede abrir una investigación a Calheiros y después decidir si hay motivos suficientes para iniciar su solicitud de destitución en su cargo por violar "el código de ética" del Congreso.