12 de marzo de 2008

Brasil.-Representantes de España y Brasil se reunirán después de Semana Santa para "limar asperezas" por las expulsiones

Moratinos y Amorin hablaron esta mañana sobre lo ocurrido y Trinidad Jiménez se entrevistó ayer con el embajador brasileño en Madrid

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

Representantes de los ministerios de Asuntos Exteriores y del Interior de España y Brasil se reunirán después de Semana Santa en un lugar aún por determinar para "limar asperezas" ante la polémica por las expulsiones de connacionales de ambos países en los aeropuertos, según informaron a Europa Press fuentes diplomáticas españolas.

Así lo han acordado los ministros de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos y Celso Amorin, respetivamente, en una conversación telefónica en la que acordaron también establecer algún tipo de mecanismo de coordinación para evitar que estos rechazos en los aeropuertos sean malentendidos, añadieron las mismas fuentes.

Durante ese encuentro, que tendrá lugar después de Semana Santa, ambas partes también tendrán ocasión de abordar las denuncias que han hecho los afectados, tanto españoles como brasileños, que se quejaron de haber recibido un mal trato por parte de las autoridades migratorias.

Por otro lado, la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, se entrevistó ayer con el embajador de Brasil en España, José Viegas Filho, para acercar posturas en este conflicto y buscar soluciones a la polémica surgida entre Madrid y Brasilia por las expulsiones.

Jiménez y Viegas Filho subrayaron la necesidad de "flexibilizar los términos y coordinar al máximo las actuaciones", según las citadas fuentes, que precisaron que ambos acordaron valorar de qué modo se puede ampliar la información a los viajeros para que el hecho de no conocer los requisitos de entrada sea el motivo de rechazo.

En lo que va de este año, las autoridades migratorias españolas han impedido la entrada a nuestro país a unos 750 brasileños --el año pasado fueron unos 3.000--, y en respuesta la Policía Federal brasileña ha rechazado la entrada de una veintena de españoles en los últimos días.